Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


¿Hacer negocios en Costa Rica?

| Lunes 20 septiembre, 2010


¿Hacer negocios en Costa Rica?

Cuando analizamos la ubicación de Costa Rica en las diferentes clasificaciones internacionales, irremediablemente nos comparamos con los demás países de la región, y es muy probable que lo hagamos primero con los de Latinoamérica y después con los del istmo. Afortunadamente, casi siempre estamos en los primeros lugares en las clasificaciones que nos interesa liderar: desempeño ambiental, libertad de prensa, poca corrupción, satisfacción de vida, calidad de vida, estado de la democracia y otros similares. Como país hemos hecho importantes esfuerzos en esas áreas y nuestro liderazgo es ya reconocido en el mundo.
Pero lamentablemente hay un área en la que como país se ha hecho poco esfuerzo y es la de facilitar y promover los negocios. Prueba de ello es que Costa Rica no está logrando buenas posiciones en las clasificaciones internacionales sobre la materia.
En particular, me interesa resaltar el índice del Banco Mundial sobre la facilidad de hacer negocios. Este reporte se prepara desde 2004 con la ayuda de varios miles de profesionales alrededor del mundo y en su última versión las noticias para Costa Rica no son nada alentadoras: nos ubicamos en el puesto 121 de 183 países. Entre los países latinoamericanos, estamos en el puesto 24 de 32. De los ocho países que están peor clasificados que Costa Rica en la región, tres son del ALBA y dos están dentro de los más pobres del mundo. Pero lo peor no es eso: ¡estamos en el último lugar entre los países centroamericanos! ¿El primer lugar centroamericano en la clasificación? Probablemente acertó: Panamá.
La clasificación del Banco Mundial considera temas tan relevantes para una economía de negocios como la facilidad de constituir una empresa, la gestión para obtener permisos del Estado, las relaciones obrero-patronales, la facilidad para acceder al crédito, la protección a los inversionistas, las relaciones comerciales con otros países, la posibilidad de hacer valer contratos, entre otros. ¿El ítem en el que Costa Rica está peor clasificado? Probablemente también acertó: la protección a los inversionistas. En este aspecto, el país aparece en la nada prestigiosa posición 28, empatado con Haití y Honduras, y por arriba solamente de Venezuela y Surinam.
Pareciera que los casos recientes de vaivenes con temas en los que se juega con la seguridad jurídica en nada ayudan a que el país mejore. Tampoco ayuda el tener que lidiar diariamente con entidades cuyas competencias se traslapan y, no en pocos casos, se contradicen. El otorgar y cancelar permisos y concesiones tampoco.
Aplaudimos las iniciativas de tantas generaciones de costarricenses y líderes políticos en el pasado por proteger la paz, la democracia, los derechos humanos, y el medio ambiente. Costa Rica no estaría hoy en las primeras posiciones de clasificaciones tan importantes si no hubiésemos abolido el ejército o creado áreas protegidas y parques nacionales. Las nuevas generaciones, sin embargo, tenemos una obligación que va más allá de proteger los aciertos del pasado. Tenemos que lograr que todas esas ventajas comparativas se transformen en una mejoría en los ingresos de los costarricenses.

David Gutiérrez
[email protected]