Enviar
Viernes 3 Octubre, 2014

El diálogo, la negociación y el acuerdo se imponen hoy como una necesidad inaplazable para llegar a lograr la gobernabilidad


Gobernando con sentido común

Hoy la enorme cantidad de información, la velocidad con que crece la ciudadanía, la tecnología y sus necesidades, no hace del gobernar una tarea sencilla sino más bien dificultosa.
Una tarea llena de permanentes cambios y variaciones que hace que el líder deba poseer la capacidad de manejar su tiempo, su agenda y sus prioridades de una manera muy prudente, llena de fortaleza y con la paz y el sentido común que le permitan cumplir sus objetivos sin ofuscarse, sin perder su ruta y a la vez, teniendo el tacto de medir constantemente la temperatura de los ciudadanos dentro de esta cultura de la mediocridad, el relativismo y el reduccionismo de conceptos y significados, en que nos desenvolvemos.
El diálogo, la negociación y el acuerdo se imponen hoy como una necesidad inaplazable para llegar a lograr la gobernabilidad que impida un desenlace trágico de la incertidumbre, la desconfianza y la sospecha con que se mira hoy a todo lo que significa la política y el Gobierno.
Con la participación de todos los involucrados, ciudadanos, gremios, gobernantes, empresarios, trabajadores, se deben abrir cuanto antes los sistemas de puesta de acuerdo que fortalezcan en el menor tiempo posible las acciones operativas para la puesta en marcha de los proyectos más necesarios y fundamentales para el mantenimiento de la paz social, el fortalecimiento del bien común y el perfeccionamiento de los sistemas de desarrollo humano, que regresen a Costa Rica a aquellas situaciones sociopolíticas y socioeconómicas que la hicieron luz del mundo en democracia pacífica.
A principios de la década de 2000 se iniciaron conversaciones entre los sectores productivos del país en razón del advenimiento del Área de Libre Comercio de las Américas” (ALCA), para 2005.
Los acuerdos a que se llegó en aquel momento desembocaron en una propuesta llamada “Propuesta de los sectores productivos, Costa Rica hacia la Tercera República, frente a los Desafíos Nacionales del siglo XXI” y aportes muy valiosos de todos los participantes hicieron posible tener un documento en el que se indica lo que hay que hacer y cómo se debe hacer.
Esta propuesta está hoy a disposición de quienes quieran ponerla en marcha para lograr los grandes acuerdos y es una manera de ahorrarse repetir un camino, muy largo por cierto, que ya está andado y nos economizaría muchas molestias que ya están resueltas y con compromisos aceptados por todas las partes.
La claridad de su planteamiento basado en el “Bien Común por Costa Rica y sus ciudadanos”, en la persona como beneficiario primario del desarrollo social, político y económico, en la educación como la mejor herramienta para paliar la pobreza, le dan hoy una posición muy fuerte para lograr poner de acuerdo a los ciudadanos costarricenses en un rumbo con magnitud, dirección y sentido, que le daría a nuestro país un cambio radical en su desenvolvimiento, con unas perspectivas a futuro mucho más sólidas, que le permitan regresar al ciudadano la confianza, la certidumbre y la fe en nuestro sistema de gobierno y en nuestra democracia.
Tanto don Albino Vargas Barrantes, como don Óscar Arias Sánchez, como el mismo señor presidente don Luis Guillermo Solís Rivera, y muchos ciudadanos más, han abogado en los últimos días por la necesidad urgente del diálogo, la negociación y el acuerdo como el mejor camino para disminuir la desconfianza, la incertidumbre y la violencia crecientes con que se está viviendo hoy.


Juan Fco. Montealegre Martín
Ingeniero
http://www.nuevolenguaje.org/