G8 contra lavado de dinero y evasión
Los jefes de Estado de los ocho países más poderosos en sus dos días de reunión declararon que los gobiernos tiene una responsabilidad en promulgar leyes justas para evitar la evasión. AFP/La República
Enviar

G8 contra lavado de dinero y evasión

Los líderes del G8 se comprometieron ayer a intensificar la lucha contra el lavado de dinero y las empresas fantasma que se utilizar para evadir impuestos.
En la declaración final de su cumbre en Irlanda del Norte, los líderes de los ocho países más ricos e industrializados del mundo subrayaron que las empresas son motor "del crecimiento, reducen la pobreza y crean trabajos y prosperidad", por lo que "los gobiernos tienen una especial responsabilidad para promulgar leyes justas y que promocionen el buen gobierno".
"Imposición justa, aumento de la transparencia y apertura comercial son vitales", dijo el G8, que insistió en que "las autoridades fiscales de todo el mundo deberían intercambiar de forma automática información para combatir la lacra de la evasión fiscal".
Los líderes también señalaron que se deberán cambiar las reglas que permiten a las empresas pantalla obtener esos beneficios sin pagar impuestos y que las multinacionales informen a las autoridades de qué tasas y dónde las pagan.
El primer ministro británico, David Cameron, anfitrión de la cumbre celebrada en el complejo hotelero de lujo de Lough Erne, en Enniskillen (Irlanda del Norte), informó previamente de ese compromiso en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter.
Los líderes del G8 (EEUU, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Canadá y Japón más Rusia) abordaron ayer la lucha contra la evasión y el fraude fiscal durante una reunión de casi dos horas, en la que también participó el ministro británico de Economía, George Osborne.
Cameron señaló que los líderes habían alcanzado un acuerdo a ese respecto en base a una propuesta británica, al tiempo que añadió que incrementar la transparencia sobre ese tipo de negocios era uno de los objetivos de la reunión.
Las nuevas reglas, una vez que se concrete el acuerdo, dificultarán la creación de empresas pantalla en paraísos fiscales, que no realizan actividad alguna pero sirven para ocultar a sus verdaderos propietarios que así evaden la fiscalidad.
Por su parte, la Casa Blanca dio a conocer sus planes para mejorar la transparencia y el control empresarial, y subrayó que EEUU ya está actualizando su evaluación de riesgos, con un documento público que analiza los principales conductos y métodos utilizados para el lavado de dinero.
La Administración del presidente Barack Obama dijo ser partidaria de que haya una legislación global que requiera la identificación y verificación de la información sobre quiénes ejercen la titularidad de ese tipo de empresas.

Enniskillen (R. Unido)/EFE

Ver comentarios