Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 11 Enero, 2012


¿Funciones para los expresidentes?

El regreso de José María Figueres provoca pensar en los expresidentes como posibles recursos para el mejor funcionamiento del sistema político. Actualmente hay seis ciudadanos que han servido al país como primeros mandatarios; Luis Alberto Monge, Oscar Arias, Rafael Angel Calderón, José María Figueres, Miguel Angel Rodríguez y Abel Pacheco.
Sin importar su ideología y la opinión que pudiera tener la ciudadanía de sus gestiones respectivas, la verdad es que para llegar a la presidencia se requiere mucha energía, bastante sabiduría especialmente en lo que es la comprensión de la gente, y capacidad reiterada para establecer y alcanzar metas. Y después de ocupar el puesto por cuatro años, de haber disfrutado de una experiencia inigualable, se espera que vayan a sus casas y que no hagan “mucho ruido.” ¡Qué desperdicio de talento!
La Constitución permite que regresen a ocupar la presidencia siempre y cuando hayan pasado dos periodos constitucionales. ¿No sería posible dotarlos con otras posibilidades de participar en el quehacer público?
Ciertos países permiten a sus expresidentes ocupar una curul en sus legislaturas —en algunos en el periodo inmediato después de haber ejercido y en otros por periodos más extensos. En Costa Rica siempre hay alguien que objeta todo, pero ¿cuál sería el argumento en contra de esta práctica? Imagino que uno podría ser que tendría demasiada influencia sobre sus correligionarios y hasta terminar eligiéndose presidente de la Asamblea. Si fuera el caso, no entiendo cuál sería el problema.
Cada uno de los expresidentes tiene talentos especiales aparte de los conocimientos que le ha dado la experiencia en el cargo. Luis Alberto Monge tiene la capacidad de comprender a fondo el costumbrismo costarricense, de captar los anhelos del pueblo como ningún otro y en esto Rafael Angel Calderón se le asemeja. Frente a las crisis que aparecen con frecuencia, estos son quienes poseen mayor capacidad de discernir la solución que más preferiría y seguiría el pueblo.
Oscar Arias tiene una visión país sobresaliente, sobre todo dentro de una perspectiva global internacional; esto lo comparte con José María Figueres con la diferencia de que el primero tiende a conocer más las instituciones públicas internacionales, mientras el segundo además abarca conocimientos de las multinacionales privadas.
Miguel Angel Rodríguez, economista y abogado, es el que tiene más experiencia como empresario, y conoce más sobre las necesidades de los que trabajan en el sector productivo y lo que se necesita hacer para mejorar la inversión en el país. El médico Abel Pacheco conoce mejor sobre la manera que opera la institución pública más importante del país la Caja y cómo es trabajar en esta. Desde su ejercicio como psiquiatra tiene la capacidad de analizar a las personas con quienes trata desde una perspectiva que ninguno de los otros tiene.
Lo más importante, sin embargo, es la capacidad y experiencia que tienen estos seis costarricenses en lo que es gobernar el país. ¿Por qué no emplear esta experiencia para el bien de todos?

Carlos Denton
[email protected]