Francia facilita establecimiento de firmas británicas
París estima que alrededor de 30 mil puestos en el sector financiero están en juego a partir de la salida de Reino Unido de la UE, y que se podrían ganar aproximadamente la misma cantidad de puestos provenientes de otros sectores de Gran Bretaña. AFP
Enviar

Francia creó una ventanilla única, centralizada para dar la bienvenida a aquellas firmas de Gran Bretaña —y del resto del mundo— que busquen establecer nuevas sedes en Europa, mientras el Reino Unido se prepara para abandonar la Unión Europea.

La iniciativa es el más reciente esfuerzo del país vecino de Gran Bretaña, y su histórico aliado y rival, para competir por empleos e inversiones luego del referéndum. El primer ministro francés Manuel Valls, acompañado el jueves por Valerie Pecresse, responsable de la región parisina; Anne Hidalgo, alcaldesa de París, y por el presidente de Safran SA, Ross McInnes, procuraron contrarrestar la reputación de Francia de altos impuestos y pesadas reglamentaciones.
“Francia está cambiando”, dijo Valls en una conferencia de prensa en la capital francesa, y añadió que la tasa del impuesto a las empresas bajará a la media europea del 28% para 2020 y se jactó de los créditos fiscales sobre las nóminas que había introducido el presidente François Hollande. “Estoy convencido de que estamos avanzando en la dirección correcta”, dijo.
Las ciudades de toda Europa están mirando el botín del Brexit, e intentan conseguir que tanto los negocios grandes como los pequeños que se desean garantizar, conserven el acceso al mercado único luego de la partida de Gran Bretaña. La ventanilla centralizada de Francia tiene por objeto brindar a las empresas un contacto dedicado que les ayude a atravesar los obstáculos administrativos que supone una reubicación.
“Cuando una firma considera mudarse a París, debe contar con alguien con quien pueda hablar”, dijo McInnes, un nativo de Australia y naturalizado francés que será el embajador del programa. “Son decisiones trascendentales y no se toman de un día para el otro. Nuestra idea es trabajar en esto a lo largo de los próximos años”.
Valls reiteró una promesa hecha en julio de extender el régimen fiscal especial de Francia para los extranjeros de los actuales cinco a ocho años, una vez arribados al país. Por su parte, el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, subrayó en el marco de la Asamblea Nacional que las consecuencias del Brexit dependerán en gran medida de la clase de nuevas relaciones que Gran Bretaña negocie con la UE. La compensación de operaciones en euros casi seguramente tendrá que mantenerse dentro del mercado único europeo, dijo.
“Es difícil imaginar que la compensación del euro se realice fuera de la zona euro o del mercado único”, dijo Villeroy de Galhau.
Pecresse, quien esta semana apoyó al exprimer ministro Alain Juppe para la carrera presidencial de 2017 en Francia, dijo lamentar la decisión de la Gran Bretaña de abandonar la UE, pero remarcó que Francia no puede dejar que los empleos y las inversiones se vayan a otra parte.



Ver comentarios