Fracciones sepultan posibilidad de aprobar una reforma fiscal
Enviar

La esperanza de que se apruebe una reforma fiscal en esta administración se diluye cada día más.


La única fracción que confía en un acuerdo antes del 30 de abril es la oficialista, pero las demás consideran que el tiempo de más impuestos y de un mayor control en el gasto público ya se esfumó.


El Poder Ejecutivo ha pedido a los diputados que avancen con este tema luego de que pasen las elecciones presidenciales, ya que reconoce que la discusión cayó en un atolladero por la campaña presidencial.


No obstante, los partidos de oposición recalcan que el gobierno de Luis Guillermo Solís desperdició dos años al no debatir el tema fiscal, tal y como lo prometió en campaña y después trató de correr para aprobar la Ley para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.


“Es muy difícil que se pueda aprobar una reforma, sobre todo si vamos a un segundo proceso electoral. La administración presentó este proyecto en forma tardía y no quiso en los primeros años hacer esfuerzos para disminuir el gasto o tratar de aprobar reglas fiscales, aseguró William Alvarado, jefe del PUSC.


La falta de compromiso por parte del Poder Ejecutivo también fue puesto en tela de duda por Karla Prendas, jefa de fracción de Liberación Nacional, quien dijo que desde que se inició este año no han recibido una guía, ni del Ministerio de Hacienda, ni del Ejecutivo, sobre cuál será el futuro de este tema y por eso, no se vislumbra un gran acuerdo nacional.


“Desde 2014 hasta hoy, el presidente Luis Guillermo Solís y la fracción oficialista se han encargado, no sé si por desconocimiento o por un gran temor, de tomar la decisión de no avanzar, evadieron hablar de gasto, de empleo público y perdieron en un momento la oportunidad que tenían para buscar consensos entre sectores y fuerzas políticas. Ahora, es muy lamentable que se llegue a la época electoral con temas tan complejos como son las agendas fiscales integrales”, destacó Prendas.


Otros jefes de fracción como Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana; Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y Frank Camacho, del Frente Amplio, ven poco viable un saneamiento de las finanzas públicas en el corto plazo por medio de una ley que valide nuevos impuestos.


El libertario reconoció su cuota de responsabilidad al frenar durante esta administración y las anteriores un paquete tributario y dijo que Solís dejó ir la fortaleza que tenía al inicio de su mandato para que se le fueran sumando otros partidos.


Mario Redondo, por su parte afirma que hay cuatro culpables de que no se avance: Luis Guillermo Solís que perdió la oportunidad de que se hiciera una reforma fiscal seria; el PUSC por convertir esto en un tema electoral; el Frente Amplio por bloquear las reformas en materia de gasto público y el PAC por la incapacidad para negociar este tema, lo que hace que las esperanzas para avanzar sean muy limitadas.

Pese a este panorama tan negativo, Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia mantiene la esperanza de que se aprueben los proyectos, al igual que la fracción del PAC.


“Debe haber una reforma fiscal antes de que concluya esta legislatura el 30 de abril. La situación fiscal es grave en extremo y la única salida la constituye el proyecto de fortalecimiento de las finanzas públicas. El déficit fiscal, hoy es de alrededor de un 6% el PIB y es el problema número uno que se debe atender antes de que concluya el primer semestre de 2018”, destacó Javier Cambronero, jefe de fracción rojiamarillo.

 

Las cuatro iniciativas
La Ley de Fortalecimiento a las Finanzas Públicas incluye la aprobación del IVA, varios cambios a la renta, una regla fiscal y cuatro proyectos sobre política salarial.


Impuesto al Valor Agregado (IVA)
Propone ampliar la base de contribuyentes

Impuesto sobre la Renta
Se agrega un capítulo de “Rentas del Capital y Ganancias y Pérdidas de Capital”

Regla fiscal
Regula el crecimiento del gasto corriente

Adición a la ley de los salarios públicos
La regulación legal de los regímenes de prohibición y dedicación exclusiva y la conversión de la anualidad en un mecanismo de evaluación de la excelencia individual

Fuente Casa Presidencial



Ver comentarios