Enviar
Fondos:
Riesgo y diversificación

¿Qué sucedería si usted tiene inversiones en un fondo cuya cartera valores corresponde a un solo emisor? Por ejemplo, de un banco estatal o de uno privado. ¿Cuáles son las fuentes de riesgo que enfrenta esa cartera? En términos generales se pueden identificar dos fuentes de riesgo. La primera está relacionada con las condiciones de la economía, la que estos días se caracteriza por su incertidumbre y su desempeño en el comportamiento de los principales indicadores financieros.
Por otra parte, de sobra es conocido lo difícil de predecir el comportamiento de la macroeconomía, a pesar de los indicadores económicos que, en el instante, son una fotografía del resultado de la gestión en materia de política económica en el marco de una gran cantidad de variables difícil de abarcar en su totalidad. Sin embargo, con certeza podemos afirmar que tales resultados tendrán efectos en la rentabilidad de las empresas, en este caso, de las acciones de las mismas y de los bancos que emitieron los valores que forman parte de la cartera de nuestro fondo de inversión.
El segundo factor de riesgo está asociado con la gestión de las empresas, sus éxitos, optimización de inversiones, capacidad de innovación, estrategia empresarial, grado de competencia de los mercados, cultura y valores organizacionales. En otras palabras los factores que afectan exclusivamente a la firma que respalda los valores financieros del fondo y que son ajenos a otras compañías. Esto se refleja normalmente en el valor de las acciones que cotizan en las principales plazas bursátiles a nivel mundial.
Lo anterior nos lleva a estudiar más detalladamente la estrategia de diversificación que mantienen los fondos de inversión, bajo el principio de no colocar todos los huevos en la misma cesta. Si la canasta se vuelca o algún objeto cae sobre ella, son ínfimas las posibilidades de que los huevos resulten intactos.
Así que es importante tomar en consideración, al seleccionar entre los distintos fondos de inversión, uno cuya mezcla de valores contemple activos financieros de distintas empresas para aminorar el riesgo, dado que, estadísticamente, el grado del mismo difiere para todas las compañías. Por ejemplo, cuando baja la rentabilidad de los valores de uno de las empresas, puede que se incremente el la rentabilidad de los activos financieros de otras firmas incluidas en la cartera del fondo de inversión, con lo que ambos factores tienden a complementarse y a estabilizar la rentabilidad del fondo.
Esto último es especialmente importante al día de hoy, cuando los nubarrones obligan a ser doblemente precavidos en materia de decisiones financieras.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]
Ver comentarios