Enviar
Financiamiento en bolsa podría ganar terreno

• Disminución en acceso al crédito bancario aumenta la posibilidad de que más empresas emigren al mercado de valores; no obstante, la tarea no sería sencilla

Betzi Villalobos
[email protected]


La restricción al crédito que han empezado a implementar algunas entidades bancarias abre una puerta de oportunidad para que la Bolsa Nacional de Valores se lance a la cacería de empresas que requieran financiamiento.
La falta de una cultura bursátil, el temor de las empresas a hacer públicos sus estados financieros y los costos en que deben incurrir para utilizar este mecanismo han mantenido a muchas compañías alejadas de esta opción.
Por su parte, la Bolsa intenta promover cambios para convertirse en una alternativa de financiamiento más atractiva.
En las últimas semanas, tanto compañías como cámaras se han pronunciado acerca de los fuertes impactos que están presentando las empresas, debido a la disminución de las opciones de financiamiento.
“Estamos preocupados, porque muchas empresas han tenido que dejar de comprar insumos pues realmente no tienen los montos para hacerlo y esto se puede agravar más si en las próximas semanas, además de reducir las compras, tienen que empezar a despedir personas porque no les pueden pagar”, afirmó Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias de Costa Rica.
Este panorama hace pensar a varios participantes del mercado financiero que muchas empresas nacionales podrían empezar a ver las opciones bursátiles como una buena alternativa para obtener financiamiento.
“Creo que la emisión de deuda y de capital, tanto a nivel público como privado, va a ser una opción necesaria que las empresas deberán considerar en los próximos meses. De hecho, ya hay muchas que nos han buscado con ese propósito”, dijo Jorge Volio, presidente de Volio Capital.
“Si bien, tradicionalmente en nuestro mercado las emisiones directas de bonos han sido un tanto más onerosas que el financiamiento bancario, hoy por hoy deben considerar que los fondos más caros son los que no se pueden conseguir. Creo que es una opción interesante de considerar, ya que puede permitirles a las empresas estructurar el financiamiento más acorde con sus necesidades y proyectos”, agregó Volio.
Con esta opinión coincide Marco Garro, presidente de Finanzas Estructuradas, quien comenta que ante el panorama actual, donde no hay muchas opciones de financiamiento, la creatividad debe acompañar a las empresas.
“La bolsa existe hace muchos años y considero se ha desarrollado bastante, por lo que esta opción es una buena idea. Claro, se requiere una correcta asesoría y entender muy bien las necesidades de la empresa”, comentó Garro.
La insuficiencia de financiamiento se une a un conjunto de nuevas medidas que implementó desde hace varios meses la Bolsa de Valores en busca de atraer nuevos participantes al mercado.
“Nosotros desde abril lanzamos nuestro Plan de Incentivos para atraer nuevos emisores, hicimos varios estudios y empezamos a trabajar, y la tarea dio frutos, al atraer en el primer semestre cinco nuevos emisores”, comentó María José Cole, directora legal de la Bolsa Nacional de Valores.
El plan que la Bolsa ha implementado se enfoca principalmente en asesoría y disminución de costos para los nuevos emisores. Pero además de este programa la entidad se encuentra trabajando en nuevos productos.
Uno de ellos es el valorizador, el cual consiste en un modelo de costos que permitirá a la empresa comparar cuáles son todos los gastos que debe hacer al realizar una emisión en bolsa versus los que tendría al obtener un financiamiento bancario. Esta opción será presentada al mercado en el marco del Congreso de Finanzas Estratégicas que se realizará a mediados de octubre.
“Es un producto muy interesante que les permitirá a las empresas efectuar un análisis detallado de los costos que les puede significar inclinarse por una u otra opción de financiamiento, pero prefiero no adelantar muchos detalles”, dijo Cole.
A pesar de estas nuevas medidas, la Bolsa sostiene que aún falta mucho trabajo por realizar para lograr que más empresas salgan a emitir, comentario con el que coinciden varias compañías y entidades financieras.
Uno de ellos es el desconocimiento que aún existe de qué es la bolsa y los cambios que ha implementado en los últimos años.
“Nosotros estuvimos en bolsa hace cinco o seis años y la mala experiencia que pasamos nos impide volver a considerar esta opción, nos pareció sumamente engorroso; entonces al final optamos por salirnos. Si le soy sincero, no sé si estos procedimientos han cambiado; realmente no ha habido un interés de parte de nuestra empresa ni tampoco ha habido quien se acerque a cambiar el criterio con el cual nos quedamos de lo que es estar en bolsa”, dijo Oscar Ramírez, director financiero de Grupo Marta.
Otro aspecto que destacaron es la falta de efectividad de la Superintendencia General de Valores (Sugeval) a la hora de aprobar nuevas emisiones.
“El principal problema en este tema es que no se sabe cuánto van a durar los trámites en Sugeval y esto genera un costo muy alto para el emisor”, comentó Orlando Soto, gerente general del puesto de bolsa de Acobo.
Ante este paisaje, la posibilidad de ver más emisores en este mercado no se vislumbra sencilla, pero sí es posible observar cómo nuevas empresas empiezan a estudiar con más fuerza esta alternativa.





Ver comentarios