Enviar
Faltó la previsión


El país enfrenta una crisis maderera. El crecimiento acelerado de la construcción y el aumento en las exportaciones de productos entarimados han generado una emergencia que obliga a importar madera en cifras que podrían equivaler al 50% de la demanda al cierre del presente año, según lo informa una nota de LA REPUBLICA en la edición del viernes.
Sumado a lo anterior, aumentaron en más del 100% en los últimos diez años las especies maderables en peligro de extinción.
Claramente, por un lado una seria deficiencia en las labores de control, posiblemente ocasionada por la imprevisión de contar con el personal dedicado a ello, en el caso de las especies que deben protegerse y por otra parte, un ejemplo más de la falta de planificación.
Esta ausencia de un Plan Nacional de Desarrollo que estudie y defina lo necesario para que las cosas no sucedan de modo espontáneo y desordenado, afecta no solo a este sector de la economía del país sino a muchos otros.
La enfermedad es la misma y va atacando las diferentes partes del cuerpo. El resultado, un debilitamiento general del organismo en su totalidad que, de no ser por esta falta de planificación, podría ser fuerte y vigoroso y enfrentar con éxito las eventuales crisis provenientes del exterior.
Las soluciones difícilmente pueden dar los resultados necesarios porque para ello y para que estos sean sostenibles deben obedecer y guardar coherencia con un Plan Nacional de Desarrollo.
Mientras esto no se logre, el crecimiento de cualquier sector del país se producirá, al igual que ha sucedido con el maderero, de modo desordenado. Esto no lleva a ninguna otra parte más que al caos y las consecuencias de este, a su vez, las sufre no solo el sector afectado en un determinado momento sino todos las esferas productivas de la nación.
Las diversas crisis que afectan a Costa Rica no dejarán de producirse hasta que no se tome la decisión de administrar el país a partir de un plan de desarrollo viable que marque el camino y defina las acciones para que, en vez de chocar de repente con las dificultades, se prevean las necesidades y limitaciones.
Ver comentarios