Enviar
Faltan orden y previsión


La posibilidad de Costa Rica de mantener el auge turístico está en serio peligro y las acciones que hasta la fecha han realizado las autoridades para cambiar esa realidad están muy lejos de ser las necesarias.

El vertiginoso crecimiento turístico e inmobiliario en el litoral del Pacífico es una burbuja que conforme se infla corre el riesgo de explotar, debido a una serie de deficiencias originadoras de serios problemas que urge solucionar si se desea que el modelo de desarrollo, elegido para esa zona del país, pueda continuar.
A esa conclusión han llegado investigadores del proyecto Fomento de la Inversión Turística Responsable Española en Costa Rica, de la Universidad de Barcelona, según informó LA REPUBLICA ayer.
Los expertos han señalado los principales puntos de atención, que son el manejo de aguas (potable y residual) y residuos, la planificación territorial y la contención de la doble economía generada en la zona debido a que la población local tiene bajos ingresos, y no puede acceder a los productos y servicios que necesita a los elevados precios a que se le ofrecen al turista.
En realidad esta es una situación que se conoce en el país pero quizás lo más importante es que estos expertos, en la segunda parte de su proyecto explicarán cómo lograr esas indispensables metas.
Por el momento ellos han explicado que se debe fomentar un sistema de explotación turística coparticipativa entre el extranjero y el costarricense, de modo que se abran las vías de un turismo rural sostenible, encadenado para beneficio de todos. El modelo de gran auge actualmente en Europa.
Puesto que el país no puede detenerse a esperar soluciones a mediano plazo porque podría morir, mientras tanto, la “gallina de los huevos de oro”, junto con nuestra riqueza natural, solo un camino parece vislumbrarse hoy: frenar el otorgamiento de permisos en las zonas donde se está generando un efecto acumulativo de fuerte impacto ambiental, favorecer las iniciativas para modelos turísticos no masivos, comprometidos con el ambiente y el turismo rural, poner en marcha un plan nacional para la gestión integrada del recurso hídrico capaz de garantizar el suministro de agua potable a toda la población y de otro plan similar dirigido al manejo de los residuos líquidos y sólidos.

Ver comentarios