Enviar
Miércoles 11 Abril, 2012

Falsos políticos

Nos encontraremos, a poco más de dos años, con un nuevo gobierno y un nuevo presidente o presidenta, nuevos diputados y diputadas y nuevos munícipes. Para algunos es mucho tiempo, para otros es poco; para extraños es indiferente. Pero es importante poder expresar a estas alturas de la política, que hay personas con suficientes valores éticos y morales que pueden aspirar a ser candidatos a diputados, munícipes y hasta ser candidatos a la Presidencia de la República y estamos en el mejor momento para descubrirlos.
Todos los costarricenses mayores de 18 años pueden participar de esta fiesta democrática, cada cuatro años. Los ciudadanos costarricenses son los que eligen a sus gobernantes en nuestro país y debemos tener muchísimo cuidado, a la hora de emitir secretamente y libremente nuestro sufragio; por ejercer nuestro voto por los mejores candidatos y candidatas que se presentarán para ser elegidos en febrero de 2014.

Costa Rica necesita, en este momento, conocer caras nuevas, hombres y mujeres, comprometidos en trabajar honestamente y con mucha capacidad por un país maravilloso, donde hemos nacido en paz y en familia; donde se deben seguir conservando las mejores tradiciones democráticas, en todo su esplendor de la palabra; pero por desgracia, algunos falsos políticos no dejan escalar, ni participar a jóvenes profesionales, ni a buenos prospectos por culpa del egoísmo y posibles celos de algunos; a los que yo podría llamar, erróneamente, “falsos políticos”, porque les encanta el egoísmo por vivir de la política. Esto que menciono, lo podemos apreciar en algunas diputaciones, ministerios e instituciones por cuanto han escalado, alguna personas, puestos en las diferentes municipalidades y en otros Poderes. Los podría describir, por ejemplo, como una casta instaurada, ya hace muchos años, por algunos partidos políticos y sus dirigentes, que lo aceptan por tratarse de expertos aduladores; que les encantan y les fascinan a los falsos políticos. Algunas fotografías en los medios de comunicación nos lo han revelado y en la vida real también. Otros y otras han llegado a puestos de elección popular por haber sido educadores y educadoras, muchos y muy buenos se han destacado como excelentes señorías; pero algunos pocos llegan sin saber hablar bien el español, y lo peor también, es que no saben leer bien, y posiblemente no comprenden el escrito que les redactan sus asesores, pero se enorgullecen de decirlo en el plenario. La televisión, la radio y las Actas de la Asamblea Legislativa son testigos de lo que estoy expresando.
Este es el momento más apropiado para decir a viva voz: “queremos políticos honorables, éticos, bien educados, transparentes, honestos y auténticos”, pues lo que vemos ahora en los tres Poderes de la República, personas que por su proceder y actuar no nos gustan para nada.
Costa Rica se merece y está necesitada de tener excelentes personas en el Gobierno de la República; rechacemos, por lo tanto, a los falsos políticos que corrompen nuestro país y la política costarricense.


Antonio López Escarré
Empresario