Enviar
Jueves 14 Febrero, 2013

También América Latina ha sufrido una grave crisis económica. Las reformas neoliberales de los años 80 y 90 llevaron a algunos países latinoamericanos al borde de la catástrofe


Europa y América Latina, un futuro común

En tanto que Europa afronta su quinto año consecutivo de crisis, América Latina vive tal vez uno de los periodos más prósperos de su historia.
La crisis internacional ha sacudido a Europa y se ha pedido a la población que haga sacrificios para devolver la confianza a los mercados.
Parece que los esfuerzos, por fin, comienzan a dar resultados. Ahora tenemos que hacer frente a los desequilibrios sociales, sobre todo en algunos países, e invertir en el futuro de las jóvenes generaciones, volver a la senda del crecimiento, crear empleo y generar esperanza. La Unión Europea ha atravesado muchas crisis a lo largo de sus 60 años de existencia; y siempre ha sido capaz de superarlas. Lo mismo pasará ahora.
Al otro lado del Atlántico la economía crece constantemente. Se ha hecho mucho para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de millones de personas. Por supuesto, aún queda mucho por hacer, pero la senda que siguen muchos países latinoamericanos es alentadora.
¿Supone la diferente situación económica de ambos continentes una divergencia de intereses? Creo que significa exactamente lo contrario. Con ninguna otra región del mundo compartimos tanto una historia común, una cultura común, unos valores comunes y una visión social común.
También América Latina ha sufrido una grave crisis económica. Las reformas neoliberales de los años 80 y 90 llevaron a algunos países latinoamericanos al borde de la catástrofe.
Sin embargo, en los diez últimos años la región ha realizado impresionantes progresos. Aun cuando la crisis en Europa sea distinta, podemos aprender de ustedes.
El Parlamento Europeo reclama que se impulse la inversión y que la austeridad presupuestaria vaya acompañada de medidas de crecimiento: ustedes son un ejemplo en ese sentido.
En nuestras relaciones, todavía hay un universo de oportunidades comerciales sin explotar. La Unión Europea sigue siendo el continente más rico del mundo, a pesar de la crisis, y, gracias a sus casi 500 millones de consumidores, es uno de los mayores mercados del mundo.
Al mismo tiempo, la apertura de nuevas oportunidades comerciales en América Latina, como las que ofrecen los acuerdos comerciales recientemente firmados con Colombia, Perú y Centroamérica, representa para ambas regiones una excelente oportunidad de crecimiento.
Por tal motivo, en mi visita a Costa Rica promoveré la pronta ratificación del Acuerdo de Asociación que recientemente firmamos.
Es indiscutible que somos aliados naturales para afrontar los desafíos del siglo XXI. Juntos podremos defender mejor nuestros valores y nuestros intereses en un mundo complejo. Mostramos el mismo compromiso con un multilateralismo efectivo: podemos estar en el mismo bando a la hora de regular los mercados financieros en el marco del G-20 o abogar por la protección del medio ambiente en las Naciones Unidas.
¡La unión hace la fuerza! ¡Luchemos juntos por una mayor justicia social, por más democracia y por un futuro mejor para nuestra gente!
En mi opinión las “relaciones transatlánticas” son mucho más que los vínculos entre Europa y los Estados Unidos. Desde mi perspectiva, como Presidente del Parlamento Europeo, también incluyen a nuestros socios latinoamericanos, porque tenemos en común, como dijo el tan añorado Carlos Fuentes, “una historia que debemos recordar y, sobre todo, un futuro al que debemos aspirar”.


Martin Schulz
Presidente del Parlamento Europeo