Enviar
Europa sigue al mando del FMI
Por primera vez una mujer está al frente del FMI


La elección de la ministra francesa de economía, Christine Lagarde, como nueva directora gerente del FMI pone por primera vez a una mujer al frente del organismo, aunque mantiene inalterado el monopolio europeo en la cúpula de la institución.
La ministra de Economía francesa de 55 años dice no tener dudas de que el ser mujer es un punto a su favor.
"Me presento ante ustedes como una mujer, con la esperanza de contribuir a la diversidad y equilibrio de esta institución", dijo el jueves pasado en Washington ante los 24 miembros del consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) la que hoy fue elegida primera directora gerente de la institución.
El FMI tiene sólo seis mujeres entre sus 30 principales ejecutivos. Además, sólo el 21,5% de los directivos en la institución son mujeres, frente al 32% de su institución hermana, el Banco Mundial, y el 26% en Naciones Unidas.
Famosa por su discreta elegancia y su debilidad por los trajes Chanel, la que en 2007 se convirtió en la primera ministra de Economía de Francia cree que "nunca debería de haber demasiada testosterona en la misma habitación".
"Si se les deja solos, los hombres tienden a crear líos", dijo en febrero al diario británico The Independent.
En su opinión, el colapso financiero de 2008 fue fruto, en parte, del espíritu agresivo, avaricioso y alto en testosterona dominante en el mundo de las finanzas.
De ahí que defienda una mayor presencia femenina, que considera positiva siempre y cuando, eso sí, las mujeres "acepten ser ellas mismas y no se dediquen a los juegos de chicos", según explicó en mayo a la columnista del diario The New York Times Maureen Dowd.
Su nombramiento provocó reacciones encontradas.
"Dadas las circunstancias es el momento idóneo para tener a una mujer en el FMI", dijo a Efe Colin Bradford, en referencia a la súbita dimisión el mes pasado de Dominique Strauss-Kahn, quien dejó la dirección del FMI tras ser acusado de intento de violación.
Pero el analista del centro Brookings Institution con sede en Washington se confiesa también "decepcionado" con el hecho de que continúe el "status quo" en la que Bradford considera la organización internacional "más importante" del mundo.
El Fondo ha estado liderado por un europeo desde su creación en 1945, en virtud de un pacto de caballeros que asegura la presidencia del Banco Mundial a un estadounidense.
"Lamento el que el consejo ejecutivo del FMI no se esforzase más para impulsar un proceso de selección de liderazgo claro", afirmó Bradford, quien criticó también el que los emergentes no demostrasen un mayor interés en el puesto.
El gobernador del Banco Central de México, Agustín Carstens, fue el único rival de Lagarde y pese a provenir de un país emergente no logró el apoyo de socios clave como China o Rusia, que respaldaron a la ministra francesa.
Daniel Kaufmann, exdirector anticorrupción del Banco Mundial, tiene también sentimientos encontrados.
"Dado el escándalo con Strauss-Kahn, Francia y Europa propusieron rápidamente a una mujer para perpetuarse en el poder", dijo a Efe Kaufmann, quien cree que el directorio del FMI y los europeos "hubiesen encontrado excusas para evitar la selección de una mujer más competente que Lagarde si esta fuese de India o Israel".
Aun así, el experto cree que la ministra francesa es "una profesional capaz" y considera "saludable" el que por primera vez el FMI tenga a una mujer al frente.
Mientras, influyentes ONGs como Oxfam criticaron ayer la falta de un proceso realmente democrático en la selección de un nuevo líder del Fondo e instaron a Lagarde a reducir el peso de Europa en el organismo e incrementar la voz de otros miembros
"El FMI necesita desesperadamente reformas", señaló Oxfam en un comunicado.
Strauss-Kahn capitaneó una reforma para incrementar el peso de los emergentes en el Fondo de forma que este refleje mejor su importancia en la economía global.

Washington
EFE

Ver comentarios