Europa no debe presionar mucho a Grecia
Enviar
Europa no debe presionar mucho a Grecia

Neel Kashkari, que estaba en la primera línea de la política cuando Lehman Brothers Holdings Inc. se desmoronó en 2008, advierte a los gobiernos europeos que no confronten demasiado a Grecia al imponer condiciones para la ayuda.
“Puede resultar políticamente muy satisfactorio ser duro, pero si una cesación de pagos descontrolada encabezara un contagio en toda la eurozona, podría ser muy perjudicial para toda Europa y para la economía global”, dijo Kashkari, que hace cuatro años era colaborador del entonces secretario del Tesoro estadounidense Henry Paulson y actualmente es responsable de títulos globales en Pacific Investment Management Co.

Kashkari no es el único de los veteranos del Tesoro estadounidense que lucharon contra la peor conmoción financiera desde la Gran
Depresión y ahora dicen que la zona euro debería tener cuidado al adoptar una línea demasiado dura con Grecia. Su consejo curtido en el campo de batalla: No alienten una cesación si no actúan antes para asegurarse de que las economías y los bancos extranjeros están protegidos contra las réplicas.
“Esto es como una política arriesgada de parte de los líderes europeos”, dijo Phillip Swagel, ex economista principal del Tesoro que actualmente enseña en la Universidad de Maryland en College Park. “La mejor metodología consiste en prepararse para un futuro quebranto y tener de esa manera una amenaza más creíble para permitir a Grecia entrar en cesación de pagos y posiblemente abandonar la eurozona”.
La probabilidad de la primera cesación de pagos en la eurozona en sus 13 años de historia crece día a día en tanto Grecia afronta una redención de bonos el 20 de marzo que asciende a un total de 14.500 millones de euros ($19.000 millones). Si bien los líderes políticos del país aceptaron una racionalización fiscal y detallaron nuevos recortes presupuestarios por 325 millones de euros para este año, los gobiernos de la eurozona todavía deben aprobar un segundo rescate por 130.000 millones de euros.
Estas tácticas reflejan la irritación ante el hecho de que Grecia se echara atrás con los compromisos asumidos para obtener un rescate por 110.000 millones de euros en 2010 y sugieren una mayor confianza en la capacidad de Europa para resistir una cesación de pagos del país mediterráneo. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo el 13 de febrero que “estamos mejor preparados que hace dos años”.
“El argumento a favor de avanzar con el segundo plan es que la alternativa es peor”, dijo Nicola Mai, economista de JPMorgan Chase Co. de Londres. “Pero dado que algunos diseñadores de la política consideran que están a salvo de las consecuencias de una cesación de pagos y de una salida del euro, en sus mentes es más débil el argumento a favor de seguir adelante”.
Después de haber discutido por Grecia en una reunión el 9 de febrero y en una llamada en conferencia el 15 de febrero, los responsables de finanzas de la eurozona se reúnen en Bruselas dentro de tres días para debatir si se otorga más ayuda y lanzar un canje de bonos para impedir que falte a sus compromisos de deuda.
Los gobiernos analizan la posibilidad de bajar las tasas de interés sobre los préstamos de emergencia y utilizar aportes del Banco Central Europeo para cubrir el déficit financiero, dijeron El jueves dos personas allegadas al tema.
“Europa de todos modos muy probablemente rescatará a Grecia de una cesación de pagos desordenada”, dijo Christian Schulz, economista de Berenberg Bank de Londres.

Bloomberg 

Ver comentarios