Enviar
Estados Unidos limita su uso de armas nucleares
Lanzó dura advertencia contra Irán y Corea del Norte en las que cualquier uso nuclear podría ser opción

EE.UU. anunció ayer nuevos límites al uso y la cantidad de sus armas nucleares, en un giro con respecto a su política de las últimas décadas y que, según el presidente Barack Obama, abre el camino para buscar un mundo libre de armamento atómico.
Obama, quien ha hecho de la lucha contra la proliferación uno de los pilares de su política exterior, aseguró que la nueva estrategia representa “un paso significativo” para hacer realidad su propuesta de un mundo sin armas nucleares, presentada en Praga hace un año. Y mientras tanto, permitirá reducir el papel de las armas atómicas en la estrategia de seguridad estadounidense, agregó.
La nueva estrategia nuclear estadounidense, contenida en la Revisión de la Postura Nuclear (NPR), un documento que se emite por mandato del Congreso con la llegada al poder de cada presidente, establece, entre otras cosas, que EE.UU. renunciará a amenazar o atacar con armas nucleares a países que respeten sus compromisos dentro del Tratado de No Proliferación (TNP).
Esa renuncia se extenderá, incluso, si esos países atacan con armas químicas o biológicas a EE.UU., si bien Estados Unidos se reserva el derecho de modificar esa política, según crezca el “potencial catastrófico” de esos posibles ataques.
En cualquier caso, subrayó el secretario de Defensa, Robert Gates, en una rueda de prensa junto a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que EE.UU. respondería con “fuerza militar convencional devastadora” a cualquier posible ataque con armas químicas o biológicas.
En el caso de los países que no respeten el TNP, EE.UU. sí prevé “una reducida gama de circunstancias en las que las armas nucleares pueden jugar un papel”. En este sentido, Gates lanzó una dura advertencia contra Irán y Corea del Norte, a los que aseguró que “todas las opciones están sobre la mesa en lo que respecta a esos países”, que desarrollan programas atómicos pese a las objeciones internacionales.
Debido a las amenazas que esos países, y otros hostiles, puedan representar, EE.UU. no está dispuesto a comprometerse a utilizar “exclusivamente” su arsenal atómico en caso de un ataque nuclear por parte de otro país, como habían esperado algunos sectores progresistas.
Sí subraya el informe, que trabajarán “para establecer las condiciones en las cuales se pueda adoptar con seguridad esa política” en el futuro. En este sentido, señala que el Gobierno de EE.UU. sólo se planteará el uso de armas atómicas en “circunstancias extremas”.
Este país no desarrollará nuevas cabezas nucleares -aunque sí puede usar componentes atómicos- y si se considera imprescindible el reemplazo de alguna de las ya existentes será necesario un permiso expreso del presidente.
El informe advierte también de que, junto a la proliferación, el terrorismo nuclear es el “peligro más extremo e inmediato” de la actualidad y grupos como la red Al Qaeda están dispuestos a utilizar bombas atómicas si logran hacerse con ellas.
Obama, mantendrá una serie de reuniones bilaterales con líderes que participarán el 12 y 13 de abril en la cumbre nuclear, entre ellos con el presidente chino, Hu Jintao, informó ayer la Casa Blanca.


Washington
/EFE
Ver comentarios