Escoceses intentan recuperar amistades rotas
Ahora que la discusión sobre el futuro político de Gran Bretaña ha vuelto a Londres, a los escoceses no les queda más que resignarse luego de un referéndum sobre la independencia que dividió al país y enfrentó a vecinos y colegas. Bloomberg/La República
Enviar

Escoceses intentan recuperar amistades rotas

Ahora que la discusión sobre el futuro político de Gran Bretaña ha vuelto a Londres, a los escoceses no les queda más que resignarse luego de un referéndum sobre la independencia que dividió al país y enfrentó a vecinos y colegas.
“He perdido una amiga por esto”, dijo Beth Thomson, de 51 años, que reside en Edimburgo y votó por el “no” en el referéndum del 18 de setiembre, con lo que quedó en el lado ganador. “Hace años que la conozco y cuidé a sus hijos, pero ahora dice que no puede ser amiga de alguien que votó contra la independencia. Me preocupa el camino que va a seguir Escocia de aquí en más”.


Podrán haberse retirado los carteles de “sí” y “no, gracias”, pero las campañas han dejado marcas en centenares de miles de escoceses que nunca antes habían participado en política.
Luego de que estallaran enfrentamientos en Glasgow tras la decisión de permanecer en Gran Bretaña, la Catedral St. Giles de Edimburgo realizó un servicio especial de reunificación en un intento de contribuir a limar asperezas.
La necesidad de forjar unidad está presente en declaraciones clave posteriores al referéndum, en el cual Glasgow y Dundee respaldaron la independencia, mientras que Edimburgo y Aberdeen se opusieron a una escisión. La votación más pareja fue la de Inverclyde, una zona de la costa oeste donde el resultado fue de 50,1 contra 49,9% y los partidarios de la unión triunfaron por apenas 86 votos.
El días después de la votación, la reina Isabel II instó a los escoceses a unirse “en el amor a Escocia”. “Los escoceses pueden expresar sus opiniones con fuerza antes de volver a unirse en un espíritu de mutuo respeto y apoyo para trabajar de forma constructiva por el futuro de Escocia y de todo este país”, dijo en una declaración.
Para el proceso de recuperación del país de 5,3 millones de habitantes son cruciales las promesas de los principales partidos británicos de brindar mayor ayuda financiera al gobierno de Edimburgo, promesas que, según los observadores, contribuyeron a evitar un triunfo de la campaña independentista en la elección.
Gordon Brown, ex primer ministro, que presentó un cronograma de mayor cesión de poder a Escocia por parte del parlamento británico en Westminster durante la campaña de este mes, dijo el 20 de setiembre que Escocia debe unirse “contra viento y marea”.

Bloomberg


Ver comentarios