Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 14 Julio, 2015

No queremos ser actores de un gobierno y sí queremos ser actores de una sociedad dispuesta y enfocada en el cambio


Reflexiones

El país que queremos

Ciertamente quienes hemos tenido el privilegio de vivir este cambio se siglo, compartimos la gran responsabilidad de colaborar con la modernidad de nuestra patria a la costarricense.
No terminamos de sorprendernos por los avances de la ciencia, la tecnología y por los cambios tan sorprendentes que se dan en las distintas esferas de la vida económica, política, social y sobre todo, en el marco de las tecnologías. Vivimos ciertamente una época de cambios, donde los mitos van desapareciendo y se avanza vertiginosamente en fronteras que hace tan solo dos décadas se miraban imposibles de superar.


Esa creciente dinámica de cambios nos abruma y nos sorprende cada mañana, como nos sorprenden nuestros niños y jóvenes con actitudes y preguntas cada vez más complejas. Somos un claro híbrido del pasado añorado de la Costa Rica campesina y al mismo tiempo, se nos ha dado la oportunidad de mirar un mundo muy distinto y complejo por descubrir.
En medio de todo lo anterior, vemos cómo nuestra generación se aferra al pasado como queriendo conservar en el viaje todo aquello que nos hizo diferentes, a sabiendas que en el viaje que nos encaminamos las demandas y desafíos son muy distintos a los que tenía nuestra sociedad al finalizar el siglo XX.
Es por eso que se hace necesario soñar, visualizar y concretar un nuevo horizonte país, definiendo con precisión los desafíos y las metas por alcanzar de corto, mediano y largo plazo. No es posible avanzar si no es claro el camino y si no son claros los objetivos e ideales que como pueblo y sociedad tenemos.
Ha llegado la hora de poner al lado nuestras ideologías gastadas y defender nuestras ideas, sin la pasión de los extremismos o la fragilidad de los intereses gremiales. Se hace necesario repensar los desafíos país sin la atadura de lo que fue, pero con claridad en lo que queremos ser.
Ciertamente se requiere de un gran acuerdo nacional en múltiples campos, pero sobre todo, requerimos una nueva actitud de todos y todas para reinventarnos como sociedad y como país, a la luz de los desafíos de este siglo XXI. Hemos pretendido en muchos temas hacer las del avestruz y ocultar la cabeza, el resultado ha sido un claro retroceso en nuestro caminar hacia el desarrollo. Algunos por prejuicios ideológicos, otros por mantener nuestras cuotas de poder o simplemente, una excusa conservadora basada en el miedo al cambio.
La sociedad costarricense no puede continuar con este sinsentido de Estado, incapaz de tomar decisiones y debe avanzar hacia mejores estamentos.
Creo que si para contribuir como ciudadano se debe apartar de los intereses políticos de corto plazo en la esfera pública, bienvenido al mundo de los que no queremos ser actores de un gobierno y sí queremos ser actores de una sociedad dispuesta y enfocada en el cambio.

Leiner Vargas Alfaro

 

www.leinervargas.com