Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 8 Febrero, 2012


PIZARRON
El PAC y su Congreso

El Partido Acción Ciudadana (PAC) realizó su Congreso como máxima expresión deliberativa de sus miembros.
La información publicada sobre este evento muestra un Partido consolidándose en sus estructuras internas e instancias deliberativas, en su diseño estratégico, comparable en términos históricos con lo que hicieron de manera semejante el Partido Comunista de Costa Rica y Liberación Nacional.
Con ello el PAC se coloca en posibilidad de desarrollarse como un partido político teórico, no digo ideológico, con un Programa, como una guía para la acción para actuar ante el electorado.
Hasta hoy el PAC ha sido el Partido de su fundador, de sus posturas político morales, que siguen pesando, que encuentran resistencia en sectores internos de su agrupación.
Nadie puede negar ni ocultar el peso que su fundador tiene y, duela a quien le duela, seguirá teniendo en dicha organización. Su audacia y valentía para mantener sus posiciones, e imponer sus puntos de vista al resto del partido, como fue el acuerdo de la reforma fiscal con el gobierno, que el PAC avaló y justificó, solo será medible en las próximas elecciones.
Ahora solo hay resentimientos hacia el Gran Jefe y su Partido por sectores propios del PAC, de los que gravitan alrededor suyo y de los ajenos que la crítica les resulta positiva.
Los partidos requieren liderazgos. No pueden desarrollarse sin ellos. Los adherentes y seguidores de los partidos necesitan referentes, a modo de guías, con los cuales identificarse, aceptarlos, apropiárselos, validarlos en su conciencia y en sus actuaciones, exaltando sus virtudes y minimizando sus defectos. En los partidos hay personas no ángeles, que no quiere decir diablos.
Los documentos del Congreso del PAC, reunidos en tres tomos, deben divulgarse más. Lo que el Congreso dispuso no es del todo obligatorio, pues la Asamblea Nacional del PAC puede no aceptarlo, de modo que este Congreso pudo ser tan solo un mero ejercicio teórico de discusión, que como válvulas de escape, reflejan lo que la izquierda de dicho partido ha sabido hacer en sus militancias anteriores… discutir… discutir… y rediscutir.
Del nuevo proceso del PAC destaca la organización partidaria que impulsan, el trabajo con comunidades, organizándolas, especialmente a sus líderes, que no es lo mismo que al resto de la comunidad, un trabajo de hormigas que parece llevan a cabo en diversas partes de país.
Cuatro mujeres lideraron el Congreso. A ellas, Elizabeth Fonseca, Margarita Bolaños, Olga Marta Sánchez y Sonia Marta Mora se debe mucho su buen resultado. Son pesos pesados.
Los candidatos de los partidos políticos deben ser escogidos cualitativamente por las instancias que dirigen los partidos, tratando de que representen de la mejor forma posible sus intereses políticos. El ultrademocratismo para escoger en convención abierta candidatos puede ocasionar a los partidos más problemas que ventajas políticas de imagen o apoyo popular. Este puede ser también el talón de Aquiles del PAC así como Ottón Solís ser el Máximo Fernández de su partido de persistir su candidatura.
Por ahora el PAC trata de ser la segunda fuerza del bipartidismo nacional cogobernante.

Vladimir de la Cruz