Enviar
Martes 24 Julio, 2012

El desarrollo de Guanacaste

Se vuelve a señalar que Guanacaste de nuevo sin agua, y es problema que tiene varios años y no se le buscado una solución adecuada. Se debe tener presente que el derecho humano al acceso suficiente de agua potable, se debe garantizar a todos los costarricenses.
Nos debe llamar a reflexión y análisis el desarrollo de múltiples proyectos turísticos y también habitacionales en Guanacaste.
Es pertinente señalar que quedan dudas sobre los procedimientos para desarrollar esos proyectos y sobre qué influencias pudieron mediar para ellos.
Ya hay voces de alerta sobre problemas de abastecimiento de agua potable y de deterioro del medio ambiente en la provincia del norte.
Me preocupa el hecho de que si bien con algunas de las decisiones tomadas en el desarrollo turístico y de urbanizaciones en Guanacaste, se han logrado beneficios económicos y sociales. Estos últimos no en la medida que se esperaba, dado que se mantiene un nivel elevado de pobreza en Guanacaste, sigue siendo una de las tres provincias más pobres de Costa Rica a pesar del pujante negocio turístico.
Es pertinente tener presente lo expuesto por Don José Figueres en el libro “Cartas a un ciudadano acerca del desarrollo económico, “que debemos procurar que este desarrollo y la justicia social estén siempre unidos”.
¿Se estará propiciando con dichos proyectos un desarrollo sostenible, con equidad, eficiencia y en armonía con el medio ambiente?
No se puede perder de vista que Costa Rica por su posición geográfica, su clima y su régimen de lluvias posee el 5 % de las especies de plantas y animales terrestres del mundo.
Para tener calidad de vida debemos contar con un buen medio ambiente. Se sabe de los beneficios para la salud de estar en contacto con la naturaleza y los costarricenses contamos con ella siempre que no la destruyamos.
No se puede perder de vista que el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente están muy ligados a las generaciones futuras.
No deben desarrollarse proyectos turísticos o urbanísticos que comprometan la calidad de vida de las nuevas generaciones.
En este sentido, es de todos conocida la afectación al ambiente que se ha dado con los proyectos turísticos y desarrollo de urbanizaciones en Guanacaste, que han venido provocando ya problemas de abastecimiento de agua potable en ciertas poblaciones de esa provincia.
Es necesario tener presente al plantearnos el modelo de desarrollo que queremos, que el crecimiento económico, el bienestar social y la protección ambiental deben marchar unidos, en una relación permanente.
En estos momentos de reflexión por algunas situaciones que se están presentando en la provincia del norte, es necesario recordar a luchadores insignes por Guanacaste como el Dr. Francisco Vargas Vargas.

Bernal Monge Pacheco
Consultor