Enviar
Martes 8 Septiembre, 2015

El costo de no tener refinería


En relación con la entrevista hecha a la presidenta ejecutiva de Recope, Sara Salazar, publicada en LA REPÚBLICA EL pasado lunes 17 de agosto bajo el título “La refinería se puede hacer sin los chinos”, es importante hacer algunas aclaraciones para que los costarricenses comprendan mejor este tema.
En realidad, los grandes ganadores de que el país no cuente con una refinería son los intermediarios extranjeros que venden los combustibles a Recope.
El diferencial de ingresos de esas compañías multinacionales es de más de $450 millones al año, que sale de nuestros bolsillos a las grandes empresas extranjeras.
Lo curioso es que algunos costarricenses están favoreciendo a esos foráneos al externar opiniones confusas y sin fundamento profesional sobre el proyecto de la refinería.
En lo técnico, las mejores compañías a nivel mundial y, que son realmente expertas y tienen la experiencia comprobada en materia de industria petrolera y gas, han revisado los estudios, la ingeniería y la oferta de ingeniería, procura y construcción y han dictaminado que técnica y económicamente todo está correcto y más bien el proyecto está por debajo de los costos del mercado internacionales.
Por eso CNPCI le ha manifestado a Recope que técnicamente y económicamente no ven razones para no continuar con el proyecto y, además, no se ha demostrado por parte de entidades y compañías realmente con experiencia y expertas en la materia que los estudios y la ingeniería hechas por Soresco tengan problemas.
La compañía española independiente Técnicas Reunidas, contratada por Recope, dictaminó que los costos de ingeniería eran de $1.300 millones, es decir, $100 millones más barata que cualquier otra compañía internacional.
En otras palabras, el no hacer la refinería con los chinos saldrá mucho más caro.
Lo grave es que Recope no tiene ese dinero, y para pedir un préstamo para una obra de este tipo no cuenta con activos suficientes. Su valor real de mercado ronda los $250 millones.
La única garantía real que tiene Recope son sus flujos de caja por la venta de combustibles, que en términos netos son $2 mil millones al año.
Por supuesto que esos privados que pretenden el negocio de refinación en Costa Rica y que tienen capacidad para hacer tal inversión sin riesgo alguno para ellos, son los mismos que venden el producto terminado al país pero se presentan con otra cara, o sea, las multinacionales que ya expliqué anteriormente. Este es el negocio que podría estarse fraguando y esperamos que la CGR lo vea y trate con cuidado y mucho celo.
Con los chinos el riesgo del financiamiento se comparte en partes iguales. Aunque las garantías sean los flujos por ventas, no se comprometen en su totalidad, sino solo una parte, y la compañía china ofrece su garantía solidaria a los bancos que financian, con sus activos 1.000 veces mayores a los de Recope.
En fin, Costa Rica necesita una refinería para asegurar el abastecimiento energético, pero esperamos que no se entregue el monopolio de Recope solapadamente, en beneficio de particulares y compañías multinacionales extranjeras que ya nos vienen sacando del bolsillo el dinero que debería quedarse en el país.

Enrique Rojas Franco
Representante legal Soresco