Enviar
Sábado 22 Diciembre, 2007

El caso del ex contralor

Más allá del militarismo político, es claro que en el caso de destitución de mi coterráneo el ex contralor Alex Solís Fallas, quien fungió como contralor general de la República entre el 2 de junio y el 13 de diciembre de 2004, en consideración y análisis de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde el 7 de diciembre de 2006, nos encontramos ante un claro, evidente y manifiesto caso de violación de los derechos humanos, una mala señal para el mundo de lo que realmente sucede en nuestro dícese “Estado de Derecho”.
Ante la CIDH Alex Solís Fallas lucha por el respeto a su honor, derecho humano vasta y normativamente consagrado en el artículo 41 de nuestra Constitución Política, artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 11 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, artículo 5 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
Asimismo impugna por su derecho humano a la igualdad ante la ley, el principio de legalidad y del debido proceso, dado que es claro que el ex contralor general de la República Alex Solís Fallas fue separado del puesto por razones “político-electorales”, mediante un procedimiento “espurio”, en violación de los derechos humanos que deben ser respetados en un Estado de Derecho, fue separado en las propias palabras de don Alex Solís: “... mediante una moción de orden o acto político, sin expediente, sin investigación previa, sin procedimiento, sin derecho a defensa, sin derecho a recurrir el fallo ...”. En similar sentido indicó: “En mi caso hubo violación a todos los principios del debido proceso, fui juzgado por un tribunal de diputados, por un tribunal político, sin que hubiese incumplido en ninguna de las causales que establece la Constitución Política para mi destitución”.
Es de importancia recalcar que en una carta coadyuvante firmada por 21 ex diputados, donde cinco de ellos formaban parte de la comisión legislativa que estudió el caso del entonces contralor y recomendaron separarlo del cargo, indica que: “Como Diputados fuimos testigos de excepción, de la forma en que la Asamblea Legislativa de Costa Rica, en el marco de un juicio político, realizado por una comisión especial investigadora, sancionó y destituyó al señor Alex Solís Fallas de su cargo como contralor general de la República, con violación de sus derechos fundamentales, particularmente con los que se refiere al debido proceso”.
Desde esta perspectiva como ciudadano, amante del respeto de los derechos fundamentales, diputado y presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Justicia y Políticas Carcelarias del Parlamento Latinoamericano, me parece pertinente, oportuno, necesario y un deber con el Estado de Derecho brindar todo mi apoyo, no solamente a Alex Solís Fallas en su condición personal, sino brindar mi apoyo a toda aquella persona que ve día a día violentados sus derechos humanos, haciendo la promesa perenne que desde mi gestión siempre tendrá un espacio y una voz amiga en la reinvidicación, protección y respeto de los derechos humanos que le han sido vilmente violentados.

Alexander Mora Mora
Diputado y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Justicia y Políticas Carcelarias del Parlamento Latinoamericano