Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


El 29 de octubre se afirmó la Independencia

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 30 octubre, 2013


Hizo bien el Gobierno de haber declarado ayer en Cartago el asueto para festejar


Pizarrón

El 29 de octubre se afirmó la Independencia

Ayer, 29 de octubre de 1821, en Cartago se acordó definitivamente la Independencia de Costa Rica, después de conocida la Declaratoria de Independencia hecha en el Palacio de los Capitanes Generales de Guatemala el 15 de setiembre de ese año, cuya noticia duró varias semanas en llegar al país.
El Acta de Guatemala a como se iba conociendo en las distintas regiones de Centroamérica se iba confirmando por los pueblos, con directo mandato que sobre su conocimiento los pueblos decidieran lo mejor a su conveniencia.
A mediados de octubre llegó la noticia a Costa Rica, acompañada por la llamada Acta de León de Nicaragua, de 28 de setiembre de 1821, que había decidido declarar la Independencia hasta que se aclararan los nublados del día, en el supuesto de que podía haber dudas sobre la noticia o bien porque se abrigaba la esperanza de que el poder colonial de nuevo retomara el poder.
Nicaragua, luego, el 13 de octubre, decidió por haber consultado los pueblos, declarar y jurar solemnemente la Independencia absoluta del Gobierno español, noticia que fue recibida en Costa Rica en la víspera de la reunión de Cartago convocada para el 29 de octubre, donde se tomaría la decisión sobre lo sucedido en Guatemala.
La noticia pasó por San José, nombrada Ciudad desde 1813, donde se incubaban ideas independentistas, al calor de su Casa de Enseñanza de Santo Tomás, y de sus profesores, y fue bien recibida.
En Cartago estaba el asiento de la autoridad colonial y de su último Gobernador, Juan Manuel de Cañas, quien puso la noticia de la Independencia en conocimiento y discusión de los pueblos con el propósito de que nombraran delegados, para que se reunieran el 29 de octubre en Cartago y tomar la decisión definitiva. Así se nombraron delegados por diversos pueblos que se hicieron presentes en Cartago el 28 de octubre.
Por la noche de ese día se tomó el cuartel de la ciudad, se desarmó la autoridad en caso de que quisiera conspirar contra la decisión, que ya se sabía favorable a la Declaración de la Independencia que se tomaría el 29 al inicio de la mañana, y se tuvo las armas para defender dicha Declaración en caso de que hubiera sido necesario.
Hecha la Declaración en la mañana del 29 de octubre, afirmando lo decidido en Guatemala y proclamando la Independencia de Costa Rica, se dispuso, de nuevo informar a los pueblos para que conocieran lo resuelto en Cartago. Mientras tanto quedó de autoridad interina el mismo Gobernador colonial, por lo demás hombre despótico y de procederes arbitrarios tal como lo consideraban los costarricenses en esa época.
El interinazgo del gobernador llegó hasta el 12 de noviembre, cuando los ayuntamientos de San José y Alajuela desconocieron su autoridad, le obligaron a renunciar, y se estableció en ese momento lo que considero el primer gobierno independiente de Costa Rica, la Junta de Legados de los Pueblos, que ejerció el poder hasta el 1 de diciembre de 1821, que actuando como Asamblea Constituyente, elaboró la primera Constitución de Costa Rica, en vida independiente, la del Pacto Social Fundamental Interino de Costa Rica o Pacto de Concordia, de 1 de diciembre de 1821.
Hizo bien el Gobierno de haber declarado ayer en Cartago el asueto para festejar este acontecimiento. Pudo haberlo extendido a todo el territorio nacional para haber contribuido a afirmar la conciencia histórica costarricense.

Vladimir de la Cruz