Enviar
El dilema de mañana

La elección presidencial de mañana, en Estados unidos, acapara la atención de los costarricenses que siguen las declaraciones por medio de las cuales Barack Obama y John McCain han fijado sus posiciones sobre temas importantes.
LA REPUBLICA del viernes anterior puntualizó esas posiciones que han alimentado el interés en nuestro país, así como en el resto de Latinoamérica puesto que, si bien no emitiremos ningún voto mañana, sí podemos resultar beneficiados o perjudicados por las posibles repercusiones derivadas de las decisiones del próximo presidente del país del Norte.
Pocas han sido las ocasiones en que la región haya tenido mayor influencia en Estados Unidos, dice la nota de este medio, refiriéndose a que es hoy el mayor proveedor foráneo de petróleo y fuerte socio en el desarrollo de combustibles alternativos, uno de los aliados comerciales con crecimiento más dinámico y también origen de la mayor parte del narcotráfico.
No obstante, por décadas Estados Unidos ha mantenido su relación con Latinoamérica con base en apoyo al comercio, combate al narcotráfico y promoción de la democracia, mientras los cambios en la región han sido profundos con la apertura de economías, pobreza, inequidad, migraciones y gran inseguridad, entre otros.
En relación con algunos de estos temas vitales, las diferencias entre los candidatos Obama y McCain no llevan a los latinoamericanos a alimentar esperanzas debido a que ninguno de ellos dos se ha interesado por Latinoamérica. No obstante, la reciente encuesta de Gallup reveló que prefieren al demócrata.
Entre los temas principales, Obama ha mostrado preocupación por los acuerdos comerciales que no incluyen protecciones laborales y ambientales y eliminaría las exenciones fiscales para las firmas que muden sus operaciones al exterior. Mientras que McCain, quien votó a favor del Nafta, apoya también el tratado comercial con Colombia y considera el libre comercio vital para el futuro de su país.
En cuanto a la crisis económica actual, Obama anuncia una serie de reformas para el sector, nuevas regulaciones y reglas más consistentes que se apliquen a las instituciones financieras. McCain defiende reformas para este sector, transparencia y rendición de cuentas de Wall Street y anuncia un plan de gobierno federal que compraría las carteras más proclives a la morosidad.
La realidad habrá que valorarla cuando la elección pase y el nuevo gobernante esté en la Casa Blanca.





Ver comentarios