Enviar

La Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo ha sido muy bien valorada este año por el Servicio de Asesoría del Clima de Inversión del Banco Mundial, que la puso a la altura de las mejores

Ejemplo de buen rendimiento

En momentos como el actual, en que una crisis económica sacude al mundo, es importante para Costa Rica corroborar que cuenta con una entidad como la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), que ha sido muy bien valorada este año por el Servicio de Asesoría del Clima de Inversión del Banco Mundial.
La entidad obtuvo una calificación del 74% en ese estudio llevado a cabo entre marzo y setiembre de 2008, por un desempeño que la coloca cerca de la Agencia de Promoción de Inversiones de Austria, calificada como la mejor del mundo, junto a Suecia, Alemania, Canadá, Letonia, Francia, España, Reino Unido e Irlanda.
Cinde ha realizado una eficaz labor para atraer empresas dedicadas a diversas industrias que encuentran en Costa Rica una ubicación y un clima para inversión atractivos con recurso humano calificado. Precisamente lo que muchos capitales buscan para la producción de objetos de manufactura avanzada.
Gabriela Llobet, directora general de Cinde, es quien está al frente de la entidad y por tanto la responsable de haber impulsado esas buenas prácticas en la promoción de inversión que hoy colocan a la agencia cerca de las mejores del mundo.
La labor de promoción se extendió a industrias con actividades de alto valor agregado dedicadas a equipos médicos, aeronáutica y aeroespacial, audiovisual, automotriz, entre otras, y a nuevos mercados geográficos logrando una diversificación que beneficia al país en general y brinda posibilidades en épocas de crisis ya que algunas industrias se ven menos afectadas.
La continuidad en esta labor y la preparación del país en calidad y cantidad del recurso humano e infraestructura prometen una continuidad en el crecimiento de este tipo de inversión una vez superada la crisis.
Costa Rica debe apostar a esto. Sin industria no hay desarrollo y esta debe inscribirse en el único crecimiento posible hoy, el que asegura la sostenibilidad. Esta es pues, una de las vías por transitar, junto a otras, para articular un proyecto país viable.

Ver comentarios