Enviar
Viernes 6 Enero, 2012

Economía y acciones necesarias del gobierno

La crisis económica mundial no acabó, es como una bola de nieve, cada vez más peligrosa. Si algo seguro se tendrá para 2012 es la incertidumbre y el nerviosismo por parte de los diferentes tomadores de decisión en el campo económico; ya sea internacional, nacional, sectorial o empresarial.
Resulta prudente analizar los posibles comportamientos de las variables relevantes que inciden sobre la economía nacional, para con ello elaborar los escenarios más posibles; para diseñar planes de acción alternativos, que puedan aplicarse con prontitud y de la mejor manera.

Para una economía tan abierta como la costarricense, la situación de las economías a las cuales vende sus productos y recibe turistas es una variable de gran trascendencia. Por lo que se ha visto, ese entorno no será favorable.
La inversión extranjera directa, que ha servido para compensar nuestros permanentes déficits comerciales, puede verse disminuida por la incertidumbre global y los problemas de los sistemas financieros.
Si no hay ajustes en el tipo de cambio, se mantendrían las importaciones elevadas y podrían darse desequilibrios en el sector externo de la economía, un problema serio.
El principal riesgo de la economía costarricense se encuentra en el déficit fiscal. La incapacidad para lograr una aprobación de la reforma fiscal, crea una fuerte nebulosa.
La política fiscal debe servir para compensar el lamentable deterioro que el modelo de crecimiento económico de los últimos 30 años ha creado. La coyuntura no da posibilidad para mucho, se requiere mayor recaudación, preponderantemente de los sectores de más altos ingresos, pero todos deberán aportar. Un escenario de mayor crecimiento de déficit y de la deuda, junto con un entorno internacional desfavorable sería lamentable.
La disminución de una pequeña fracción del ingreso disponible parece ser menos negativo que la creación de un desequilibrio macroeconómico en las actuales condiciones de la economía mundial.
El entorno actual requiere un prudente manejo de los desequilibrios del sector externo de la economía nacional. Tener como objetivo en sí mismo el enfoque de las metas de inflación y la actual política cambiaria, debe revalorarse.
Otro problema es lo que sucede con la micro, pequeña y mediana empresa. La ampliación del periodo de la crisis crea más vulnerabilidad a estas organizaciones. Muchas empresas han estado siendo castigadas por una apertura comercial que no ejecutó una reconversión productiva, apoyo o asesoría, lo anterior unido a la crisis actual, plantea en los sectores productivos congojas y la existencia misma de diversas empresas puede estar en peligro.
Las políticas prioritarias en las que el gobierno debe enfocarse son:
a. Aprobar un plan fiscal progresivo.
b. Ajustar las políticas del sector externo para disminuir los déficits y asegurar la estabilidad.
c. Desarrollar un plan de contingencia para micro, pequeña y mediana empresa nacional.
d. Promover la venta de productos a terceros mercados para paliar la disminución de los tradicionales.

Dr. Roberto Jiménez Gómez
Economista