Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Economía de EE.UU. crece 1,9%

| Viernes 01 agosto, 2008



Economía de EE.UU. crece 1,9%


Washington – Estados Unidos esquivó la recesión y logró acelerar su ritmo de crecimiento en el segundo trimestre del año hasta el 1,9%, animado por el paquete de estímulo económico, que ha inyectado hasta ahora $90 mil millones.
Entre abril y junio pasado, según el Departamento de Comercio, el Producto Interior Bruto (PIB) creció a un ritmo anual del 1,9%.
Además, el Gobierno corrigió en una décima, hasta el 0,9%, el crecimiento entre enero y marzo.
Pero la sorpresa mayor en los ajustes de cifras vino en el dato para el último trimestre de 2007: donde antes apare
cía un crecimiento del 0,6%, ahora aparece una contracción del 0,2%.
La mayoría de economistas considera que una economía está en recesión cuando se registran dos meses consecutivos de contracción de la actividad económica.
En los dos trimestres anteriores el ritmo anual de crecimiento había sido del 4,8%.
El crecimiento del segundo trimestre del año fue, pese a todo, menos robusto de lo que habían pronosticado los expertos, que habían calculado un ritmo de crecimiento del 2,3 al 2,4%.
Una encuesta del diario USA Today entre 54 economistas de empresas, universidades y gremios profesionales encontró que ha disminuido la proporción de los expertos que cree que Estados Unidos está en una recesión, del 67% en abril al 51% este mes.
Asimismo, el 81% de esos economistas cree que Estados Unidos no pasará por una recesión en los próximos doce meses.
Lo que ha salvado a Estados Unidos de la definición generalmente aceptada de recesión, según las cifras del gobierno, es el recorte del déficit en su comercio exterior de bienes y servicios.
Entre abril y junio, el déficit comercial bajó a una cifra anual de $395.200 millones, lo cual añadió 2,4 puntos porcentuales al crecimiento del PIB, la mayor contribución del sector exterior a la economía desde 1980.
Las cifras del Gobierno muestran que si se excluye la aportación del comercio exterior, el PIB estadounidense se habría contraído a un ritmo anual del 0,5%, la segunda disminución en los últimos tres trimestres.
También ayudó el repunte en el consumo, estimulado por una devolución de impuestos que hasta finales de junio sumaba
casi $90 mil millones.
Entre abril y junio, el gasto de los consumidores, que en Estados Unidos equivale a más de dos tercios de la actividad económica, creció a un ritmo anual del 1,5%, animado por el plan de estímulo económico que puso en marcha el Gobierno y que contemplaba la devolución paulatina de impuestos por un importe de $150 mil millones.
En el primer trimestre del año, el consumo había crecido a un ritmo del 0,9%, el más lento en trece años.
Otro índice importante en este informe es el de los precios, que en el segundo trimestre del año marcó un ritmo de aumento del 1,1%, el menor incremento trimestral desde 1998.
En el primer trimestre el ritmo anual de aumento había sido del 2,6%.
Otra medida de la inflación a la que presta mucha atención la Reserva Federal en sus decisiones sobre política monetaria es el índice de precios en los gastos de consumo, que en el segundo trimestre marcó un ritmo anual del 2,1%, dos décimas menos que en los tres meses anteriores.
Por su parte, el Departamento de Trabajo informó ayer de que en el segundo trimestre el coste de la mano de obra subió un 0,7%, el mismo aumento que en el trimestre anterior.
En un año, el c
oste de la masa salarial ha aumentado un 3%.
Un informe separado del Departamento de Trabajo causó un mayor pesimismo entre los inversores: las solicitudes de subsidio por desempleo aumentaron en 44 mil la semana pasada y llegaron a 448 mil, la cifra más alta desde abril de 2003.
Asimismo, el promedio en cuatro semanas de nuevas solicitudes subió en 11 mil hasta las 393 mil
En la semana que terminó el 19 de julio había 3,28 millones de personas que recibían ese subsidio pagado por los gobiernos de los Estados, 185 mil más que en la semana anterior.
El promedio en cuatro semanas de la cifra de personas que seguían percibiendo el subsidio subió en 42.750 y llegó a 3,17 millones.