Enviar
Costo rondaría los ¢570, de acuerdo con autoridades del Banco Central
Dólar sería más caro con minidevaluaciones

• Ente emisor defiende sistema de bandas y considera que este ha permitido que la inflación no sea más alta
• Pese a caída de $903 millones en reservas, su nivel se mantiene en $4 mil millones


Wilmer Murillo
[email protected]

Si Costa Rica hubiera mantenido hasta la fecha el esquema de minidevaluaciones, el tipo de cambio estaría ubicado en un rango por encima del actual. Sin embargo, el país tendría una inflación más elevada.
Con el sistema de minidevaluaciones el tipo de cambio rondaría los ¢570 por dólar, en vez de los ¢556 que se tienen para el límite superior con el sistema de bandas cambiarias.
No obstante, este valor del dólar es el resultado de las modificaciones que introdujo el Banco Central, para frenar las recientes volatilidades que amenazaban con llevar el tipo de cambio hasta el techo de la banda (¢574 por dólar).
“Con la pauta de devaluacio
nes que teníamos, o minis, seguramente el tipo de cambio andaría en ¢570, un poco mayor que hoy. Pero, tendríamos mucho más inflación”, precisó Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
Parte de la ventaja de las bandas ha sido romper con la inercia inflacionaria que estaba asociada al mercado cambiario”, añadió el jerarca del instituto emisor.
Actualmente, no se dan muchos efectos de la emisión automática que tuvimos con las minis, adujo.
A pesar de todo, sigue sobre el tapete un tema que tiene que ver con la incertidumbre que el Banco Central ha trasladado al mercado, con el sistema de bandas.
Gutiérrez admite que se argumenta que el sistema actual es menos cómodo para el cálculo económico, y que es difícil dar una respuesta a esa inquietud.
“Lo que si está claro es que el nivel del tipo de cambio no sería muy distinto al que hay ahora, y habríamos tenido más inflación”, señaló.
Las medidas que se han adoptado despegaron el tipo de cambio del piso de la banda, dando como resultado un nivel de liquidez más cómodo. “El Banco Central no tiene que inyectar liquidez, ahora más bien retira liquidez del sistema y eso es lo que está dando espacio para ajustar al alza las tasas de interés y poder avanzar en el control de la inflación”, agregó Gutiérrez.
Desde ese punto de vista, el Central considera que es más eficaz que hace seis meses en la aplicación de las soluciones estructurales de la economía.
A través de la depreciación del colón (11,9%) se hicieron los ajustes cambiarios necesarios, y ahora se avanza a través de un persistente pero gradual incremento de tasas de interés, en proceso monetario para controlar las llaves de la liquidez.
Consistente, con una expectativa de acomodo de las tasas de interés, el Grupo CFS recomienda inversiones mayoritariamente a corto plazo o títulos con tasa variable para aquellos inversionistas que necesitan mantener posiciones en colones.
Este proceso, mientra
s tanto, permitió al Central usar reservas monetarias acumuladas el primer trimestre para “desmonetizar” y reducir los pasivos con costo del Banco Central, sobre todo de corto plazo.
Más recientemente, el Central ha acumulado una pérdida de reservas de casi $903 millones.
La semana anterior perdió $63 millones, según datos de las firma Acobo y Aldesa.
Con esta nueva disminución, la caída en las reservas totaliza una contracción del 18,3% desde su máximo nivel de cierre mensual alcanzado en abril.
Con todo, sin embargo, al 8 de agosto las reservas monetarias internacionales se ubicaron en $4.034 millones.
La continua caída del nivel de reservas evidencia la escasez de oferta de dólares al techo fijado por el Banco Central.
Por otro lado el incremento en el tipo de cambio nominal, el cual pasó de niveles cercanos a los ¢520 por cada dólar a ¢555, y el fuerte aumento que ha mostrado la inflación interna con respecto a la externa le siguen restando competitividad al colón.
Lo anterior se observa mediante el comportamiento que ha tenido el tipo de cambio real, el cual a pesar de que viene mostrando repuntes desde febrero, se ubica un 10% por debajo del nivel que tenía en setiembre de 2006, antes de la migración al esquema de bandas cambiarias, explicaron analistas de Aldesa.
La apreciación real del colón evita la corrección de los desequilibrios de las cuentas externas, debido a que les resta competitividad a nuestros productos y al mismo tiempo torna más atractivos los extranjeros.
Ver comentarios