Enviar
Lunes 13 Octubre, 2014

Dilma será reelecta


Dilma ganará

Es lógico, la gente quiere más mercado natural que, después de todo, no es lo que la izquierda dice —un ámbito de egocentrismo— ni se corresponde con la imagen que ha establecido cierta derecha —una zona “resguardada” por el gobierno para garantizar la propiedad y privilegios de los empresarios “serios”, amigos— sino que es la gente interactuando voluntaria y pacíficamente, para el progreso de cada uno, sin la malsana interferencia del poder coactivo del Estado.
Hoy, los ciudadanos, necesitados de expresarse sin tener en cuenta al gobierno, han convertido a las redes sociales en el espacio preferido de la política.
Las acciones brasileras subían el día después de conocerse el buen desempeño electoral del candidato presidencial pro mercado Aécio Neves. El índice Bovespa trepaba al 7,5% y el real brasileño se fortalecía un 2,3%. Por el contrario, anteriormente cuanto más subía en las encuestas la actual presidente más se derrumbaban la Bolsa que en los últimos 30 días perdió un 21% en dólares. Y es previsible que los mercados se mantengan inestables hasta tanto se conozca el resultado final… o bajen después de que lean esta columna…
Aécio es heredero de Fernando Henrique Cardoso que, sin ser muy bueno, lideró uno de los mejores —o menos peores— gobiernos que tuvo Brasil. Continuó la apertura y desregulación económica iniciada por Fernando Collor de Mello y, entre 1991 y 2001, el Estado recaudó US$103.300 millones por la privatización de empresas públicas atrayendo fuertes inversiones, aunque la deuda del Estado pasó del 14% del PIB en 1994 al 55,5% en 2000. Luego vino Lula da Silva y, básicamente, conservó la política económica pero aumentó el gasto 'social' y Brasil creció y estableció un liderazgo en el mundo gracias a las bases sentadas por Cardoso.
Creídos los brasileros de que la política 'social' de Lula era exitosa la profundizaron con Dilma Rousseff y el país, la sétima economía global, ha tenido un decepcionante crecimiento menor al 2% anual promedio en 2011-13. Los inversores culpan a las políticas de izquierda de Rousseff —que incluyen subsidios a los combustibles, una opresiva política tributaria y un mayor gasto gubernamental— por la recesión, la alta inflación y por desalentar las inversiones.
Dilma obtuvo casi el 42% de los votos en las recientes elecciones, quedando segundo el socialdemócrata Aécio Neves, con el 34%, y tercero la ecologista Marina Silva con el 21%. De modo que se realizará una segunda vuelta, el 26 de octubre, entre la actual presidente y Neves. Y lo cierto es que, aun si Silva apoya a Neves y aun cuando las encuestas señalan que el 80% de los brasileños quiere un cambio, Dilma será reelecta y no solo porque promete poner un ministro de Economía más pro mercado, como los empresarios Abilio Diniz, Josué Gomes da Silva, o Fabio Barbosa.
Sucede que las personas —a pesar del discurso frente a los encuestadores— son conservadoras y, además, los políticos que ocupan cargos en el gobierno utilizan el poderoso aparato estatal para publicitarse.
Y los mejores especialistas coinciden en que existe una relación directa entre la cantidad de votos y la cantidad de propaganda, de modo que, en principio, siempre gana quien tiene más publicidad. De hecho, según los principales científicos políticos como Steven Rosenstone, de la Universidad de Michigan, el 97% de las veces gana una elección quien va por la reelección.

Alejandro A. Tagliavini

Miembro Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

alextagliavini (@alextagliavini)