Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Después de cien días ¿Qué sigue?

| Sábado 20 septiembre, 2014


Esperamos que se siga impulsando una agenda de desarrollo para una mejor calidad de vida de todos


Después de cien días ¿Qué sigue?

Quienes estábamos agobiados de desaciertos y otras cosas de los últimos gobiernos, votamos por un cambio que Dios quiera tengamos. No perdemos la esperanza de que llegue y mejoremos nuestra calidad de vida, a pesar, de que vemos nublados que no gustan, motivo para que de ahora en adelante, juntos nos convirtamos en fiscalizadores de lo que hace el gobierno.
Involucrándonos todos será el único recurso para ver beneficios palpables en la población. Llevamos años soportando los problemas que más preocupan y duelen, como el combate a la corrupción, la seguridad, la pobreza y la economía, que por ahora, se encuentran estancados sin que gobierno alguno los haya podido mover, dada una serie de errores cuyas consecuencias catastróficas son el desempleo, la pérdida del poder adquisitivo y la desconfianza de los habitantes agravados con el aumento de la inflación que tiene perdido a este país.
Tendrá el presidente Solís que ponerse las “pilas” de verdad, (con Costa Rica no se juega). Preocupa la seguridad, la cual, se da por oleadas. Cuando parece que ya estamos confiados de haberla encontrado, de un momento a otro, “el cadejos” suelta las cadenas. Se roban una niña de cinco años y dos meses y no hay rastro de ella, se desatan las ejecuciones y la policía no da con los sicarios, se asaltan comercios de día y de noche con enorme facilidad y de secuestros ni se diga, en este momento, hay cuatro personas secuestradas, entre ellos una niña de dos meses y otra de dos años, ¿qué les parece?
Ojala que no sea el comienzo de algo fatal y que caigamos en el conformismo en el que han caído otras naciones. La debilidad institucional y la falta de compromiso de estos gobiernos que hemos tenido, son los culpables de todos los males y de la corrupción.
De qué vale hacer denuncias al respecto si no llevan nombre y sin que exista “la chorpa” para tanto delincuente que queda impune. El colmo, el gobierno no sabe qué hacer con el dinero que le otorgan como préstamo por el que paga altas comisiones, y que archiva en el “baúl de los recuerdos” donde finalmente, se pierde.
Hay derroche en obra pública cuando una calle es pavimentada y tres meses después, otra institución la rompe, algo de locos que mantiene a los ciudadanos estresados con “bellergal” permanente. Si el gobierno no se alinea, Costa Rica irá muy mal hasta caer en una crisis donde ni “Fu manchú” la podrá rescatar.
Una información reciente habla de un incremento del 19% y cuando le preguntan al Ministro de Hacienda el motivo, si la promesa era rebajar los gastos, contesta: “bueno, es que por ahora no, pero después tal vez sí”. Lo cierto es que el gobierno tendrá que zocarse la faja y dejar de estar yendo a Limón a comer “rice and beans” o al Guanacaste a bailar con la más gorda ofreciendo lo que no se tiene, o cosas peores, como regalar calles, millas marítimas.
Claro que debe ser muy bonito ser espléndido con lo que no es de uno, pero no es correcto, porque de seguro, la etiqueta de “populismo exagerado” no se hará esperar. Soñar no es malo pero algunas veces resulta una embarcada, como hacer la promesa de pagar la deuda del Estado con la CCSS. Bueno, se dice que solo los ríos no se devuelven. Después del informe de los 100 días esperamos tener la oportunidad de que se siga impulsando una agenda de desarrollo que logre una mejor calidad de vida de todos los costarricenses.


Eliseo Valverde Monge