Enviar
Sábado 3 Agosto, 2013

“Desde la barrera”, prensa, Facebook, Twitter, es muy fácil la crítica destructiva. ¿Por qué no usar estos medios para la constructiva?


Desde la barrera

Después de más de 80 añosde vivir en este país, tengo la impresión de que los costarricenses estamos contentos y orgullosos de estar en este pedacito de universo.
Sin embargo no faltan los amargados, pesimistas, los que ahora “desde la compu”, es decir “desde la barrera” como decíamos antes, destacan únicamente los errores que se cometen y no los frecuentes logros con que ha venido avanzando el país.
Los modernos medios de comunicación nos ofrecen ahora un oportunidad para divulgarlos. Sin embargo, estos, sin importar el daño que genera el pesimismo, se empeñan en aumentar y destacar en noticieros y primeras páginas los problemas por simples que estos sean. Las buenas noticias no venden, las alarmante noticias, los insultos, son los que puedan elevar sus ratings.
Los “sacrificados candidatos” y políticos de turno se aprovechanpara “sacar los trapos sucios” e informar lo que pudiera ser útil a su próxima campaña política olvidando que enferman a la opinión pública e incentivan el pesimismo de su pueblo.
En otros países la población se divide generalmente en dos grupos generalizados como Liberales y Conservadores, Nacionalistas y Demócratas. En Costa Rica nos dividimos con cierta dosis de tradicional dogmatismo en Liberacionistas y No Liberacionistas.
Cada grupo disfruta criticando y ofendiendo a su adversario. Algunos comentaristas consideran que ya en Costa Rica no se puede vivir… pero no se van.
Por el contrario nos llenamos con cientos de miles de extranjeros que dejan sus países para vivir en el nuestro.
A pesar de que este país, el más pobre y atrasado de Latinoamérica durante la colonia, ostenta hoy a nivel mundial un orgulloso desarrollo, los perdedores, resentidos y amargados se consuelan criticando al gobierno de turno. Para estos no hay, no ha habido ni habrá presidente bueno.
“Desde la barrera”, prensa, Facebook, Twitter, es ahora muy fácil la crítica irrespetuosa y destructiva.
¿Por qué no usar estos medios para la constructiva? Las diferentes agrupaciones llámense cámaras, Unión De Cámaras, sindicatos, APSE, ANDE, Recope,
etc. se limitan a defender sus particulares intereses.
Por lo general convocan a huelgas y manifestaciones en contra de mayores impuestos aunque clamando por incrementos salariales y más particulares beneficios y prebendas.
Es curioso que ninguna de estas organizaciones se proponga decididamente a colaborar en los necesarios cambios que requiere el país, entre
estos, el penoso reglamento que rige nuestra desprestigiada Cámara de Diputados, culpable en gran parte de la ingobernabilidad del país; el obsoleto sistema de elección de nuestros “ Padres de la Patria” a quienes irresponsablemente nosotros elegimos; las benevolentes sentencias de nuestros jueces con las famosas firmas quincenales de los reconocidos persistentes delincuentes; los vergonzosos problemas políticos con nuestros expresidentes, a quienes nada de raro tendría verlos de nuevo ocupar la dirección del país.
Estos urgentes cambios curiosamente los dejamos al arbitrio de quienes los instituyeron en su propio beneficio. Conviene preguntarnos
si como el famoso SÍ, que milagrosamente nos abrió los mercados del mundo a pesar de la absurda oposición, se hace necesario un nuevo y urgente plebiscito. Pero… ¿Quién de los de la “barrera” se anima a meterse al ruedo?

Rafael A. Jiménez Fajardo