Enviar
Demócratas mantienen control del Capitolio

Washington
EFE

La oposición demócrata logró ayer mantener el control de la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos, según las proyecciones de las cadenas de televisión, en unos comicios marcados por un récord de participación en las urnas.
“Es la noche que hemos estado esperando”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pese a que aún se desconocen los resultados oficiales de varios estados.
En estos comicios, los estadounidenses no solo acudieron a las urnas para decidir quién será el próximo presidente del país sino también para elegir a los ocupantes de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, de un tercio de los del Senado y a 11 gobernadores.
Los demócratas, que antes de los comicios contaban con un total de 235 escaños frente a 199 de los republicanos y una vacante en la Cámara Baja, lograron mantener el control de ese órgano legislativo y podrían aumentar sus escaños.
Los republicanos, por su parte, vieron agriarse sus esperanzas al sufrir una aplastante derrota en Connecticut, donde el representante Christopher Shays, el único republicano en la región de Nueva Inglaterra, perdió la reelección frente al demócrata Jim Hines.
La combinación de la victoria del candidato presidencial demócrata, Barack Obama, y una mayoría demócrata en ambas cámaras del Congreso —algo que solo ocurrió con Bill Clinton, en 1992—, le permitirá a la oposición impulsar su ambiciosa agenda legislativa de enero próximo.
La lista de prioridades incluye un calendario para la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, ampliar las rebajas de impuestos a la clase media, aumentar la cobertura de la sanidad pública a los niños y la aprobación de un segundo plan de estímulo económico.
También querrán promover una mayor regulación del sector financiero, a raíz del descalabro en Wall Street precipitado en parte por los problemas del sector hipotecario.
Sin embargo, el analista John Fortier, del conservador American Enterprise Institute, dijo en rueda de prensa que, en medio de un gran déficit fiscal y la mayor crisis económica desde la Gran Depresión de los años 30, Obama y sus correligionarios “tendrán que ser pragmáticos en su lista de prioridades”.
De igual forma los demócratas lograron ampliar su posición de mayoría en el Senado de Estados Unidos en el que esperan alcanzar la cifra mágica de 60 escaños del total de 100 por primera vez en tres décadas, según las proyecciones de las cadenas de televisión.
En la actualidad, los demócratas cuentan con 51 escaños en el Senado —incluyendo a los dos independientes que suelen votar con ellos— frente a 49 de los republicanos.
Los demócratas aspiran a la “cifra mágica” de 60 escaños.
Para llegar a esta cifra, que otorgaría a los legisladores del “bando azul” holgura para aprobar futuras leyes en la cámara alta pese a la oposición de los republicanos, los demócratas necesitan asegurarse cinco más, además de los cuatro que lograban hasta anoche.
Ver comentarios