Enviar
Miércoles 8 Octubre, 2014

Si el gasto se hace en educación, salud, infraestructura, ayudas sociales e incentivos tecnológicos a empresas… se mejoraría a mediano y largo plazo


Déficit fiscal impide crecimiento y desarrollo

En los últimos siete gobiernos incluyendo el actual el tema de las finanzas públicas ha tomado gran relevancia en la economía costarricense, porque ese desequilibrio en el manejo de las finanzas del Estado, se ha acentuado más por la política fiscal activa, que por los impactos de los ciclos económicos, generando un creciente endeudamiento que podría alcanzar magnitudes preocupantes.
Por otro lado, cabe definir el término déficit fiscal y deuda pública, porque muchas veces se cree que son la misma cosa y, claramente, no lo son.
El déficit fiscal, como ya se ha dicho, es la diferencia que resulta cuando los gastos presupuestados por el Gobierno Central son mayores a los ingresos, mientras que el segundo término hace referencia a la deuda que el Estado ha asumido frente a sus acreedores en varios períodos, es decir el déficit que ha acumulado.
Al existir el déficit, el Estado debe recurrir a los impuestos, al endeudamiento o a la inflación para pagar los gastos de funcionamiento (sueldos de los empleados), de inversión social e infraestructura (alquileres, mantenimiento), los pagos de la deuda (lo que otros países le han prestado) y la seguridad nacional, entre otros gastos estatales.
Sin duda el déficit fiscal comienza a presentarse como un problema cuando los gastos que se realizan no benefician al sector real de la economía y, por lo tanto, no estimulan su crecimiento, es decir, no inciden sobre el multiplicador del gasto y, de esta manera, no generan crecimiento.
Si el gasto se realiza en educación, salud, mejoras en la infraestructura, ayudas sociales e incentivos tecnológicos a empresas y en conjunto se adopta una administración tributaria que promueva el desarrollo empresarial, es muy probable que se mejore en el mediano y largo plazo, proporcionando bienestar a los agentes económicos.
Cabe mencionar que tanto la deuda pública como el déficit fiscal son los peores enemigos del desarrollo y Costa Rica necesita tomar acciones inmediatas para disminuir el déficit fiscal entre ellas: 1) apertura económica y financiera que busca equilibrar las economías participantes, 2) la aplicación de medidas tendientes a disminuir el déficit fiscal como mejoras en la recaudación de impuestos, eliminación o reducción de exenciones, que buscan crear economías más competitivas, y 3) cambios significativos en el ambiente económico, interno y externo, orientado por el mecanismo de mercado para evaluar el impacto de estos factores en el sector fiscal, en el corto y mediano plazo.
Por último, la baja en la calificación de la firma evaluadora de riesgos Moody´s debería de ser una llamada de atención a los diputados, el Poder Ejecutivo y a los ciudadanos todos, respecto a las decisiones responsables y pensadas que se deben tomar para dotar a las instituciones de recursos económicos para que puedan cumplir con sus objetivos.

Luis Fernando Allen Forbes
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare