Logo La República

Sábado, 16 de octubre de 2021



GLOBAL


Déficit español en suspenso

EFE | Sábado 12 enero, 2013

La crisis de España ha llevado a municipios a recortar gastos y aumentar impuesto provocando manifestaciones como en Granada donde la basura no se recoge. AFP/La República


Déficit español en suspenso

La Comisión Europea (CE) decidirá si concede una segunda prórroga a España para alcanzar sus objetivos de reducción de déficit a partir de finales de febrero, a la vista de los esfuerzos realizados y de la compleja situación económica.

El vicepresidente económico de la CE, Olli Rehn, dejó ayer la puerta abierta a la concesión de más tiempo para España, una vez que el próximo 22 de febrero se conozca en detalle la situación de los países de la Unión Europea (UE), cuando el Ejecutivo europeo publique sus perspectivas macroeconómicas para cada socio.
"Entonces podremos juzgar mejor qué tipo de recomendación política, en línea con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (que establece el límite del déficit público en el 3% del PIB) y cuál es su aplicación más inteligente para los Veintisiete, incluida España", señaló Rehn durante un encuentro con la prensa en Bruselas.
El eurocomisario de Economía y Asuntos Monetarios destacó que los países que prueben que han realizado los esfuerzos adecuados (reformas) para reequilibrar sus cuentas, pero que no hayan logrado reducir el déficit en la medida esperada por Bruselas, podrán optar a una extensión del plazo exigido para cumplir con su objetivo.
Rehn recordó que Bruselas ya concedió un balón de oxígeno a España para que cumpla con su objetivo de reducción de déficit, tras comprobar que el país había hecho un esfuerzo estructural suficiente para corregir el desequilibrio de sus cuentas
España debía situar su déficit en el 6,3% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2012, bajarlo al 4,5% en 2013 y al 2,8% en 2014.
Pese a los esfuerzos macroeconómicos, la recesión económica complica el cumplimiento de sus objetivos de déficit.
Rehn advirtió en noviembre pasado que "hay riesgos para alcanzar los objetivos nominales en 2013", debido a que el presupuesto nacional para este año se trazó sobre la base de un escenario macroeconómico demasiado optimista y por la caída de los ingresos de la Seguridad Social.
El Gobierno español estimaba que el país saldría de la recesión este año con un ligero crecimiento del 0,5% del PIB, mientras que la Comisión Europea prevé una contracción del 1,4% del PIB para 2013.
Ante este escenario, Bruselas hace hincapié en la importancia de medir no solo el déficit nominal que marcan estos objetivos establecidos para dar cumplimiento al Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo, sino también la reducción del déficit estructural (sin incluir los gastos e ingresos de carácter cíclico) a través de reformas económicas.
Este matiz permite premiar a países que, como España, están ejecutando una agenda reformista para reducir el déficit (que en 2011 se situó cerca del 9%) pero que no logran los resultados deseados por el fuerte impacto de la recesión económica en las cuentas públicas.
La Comisión Europea ya anunció en noviembre pasado, cuando dio a conocer las perspectivas macroeconómicas de la zona euro y del conjunto de la UE para 2013 y 2014, que no exigiría a Madrid nuevas medidas de austeridad para corregir el desvío por el momento.
En noviembre pasado Rehn valoró los esfuerzos realizados y previstos por España, que consideró equivalentes al 5,25% del PIB en 2012 y al 2,25% en 2013.
También indicó entonces que la mejora anual estimada en el saldo estructural español estaba "en línea con el esfuerzo requerido".
El Ejecutivo europeo también advirtió recientemente a España que, de cara a 2014, serán necesarias medidas adicionales de consolidación.

Bruselas/ EFE

 

 





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.