Enviar
Presupuesto del gobierno federal asciende a $3,55 billones
Déficit crecería a $1,72 billones

Propuesta de Obama debe ser aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado

Washington
EFE

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, envió ayer al Congreso su primera propuesta de presupuesto, que se eleva a $3,55 billones y prevé un déficit para este año fiscal de $1,75 billones.
En declaraciones antes de presentar el presupuesto, Obama afirmó que se trata de un documento “honesto” que permitirá “determinar dónde estamos y hacia dónde nos encaminamos”, y advirtió que será necesario adoptar “decisiones difíciles”.
La propuesta del mandatario, que debe ser aprobada por el Legislativo, consta de 140 páginas y es un documento preliminar, que establece un panorama económico para los próximos diez años. El documento detallado se presentará al Capitolio en abril.
La Casa Blanca prevé, según el texto, una contracción económica para este año del 1,2%. El primer trimestre se llevará la peor parte y se tocará fondo hacia mitad de año, para comenzar la recuperación en el último trimestre.
Para 2010 el Producto Interior Bruto (PIB) crecería un 3,2%, según la Casa Blanca, que considera que el desempleo se mantendrá este año ligeramente por encima del 8% y la inflación estará en el 1,1%, la misma cifra que el próximo año.
Dada la mala situación económica, explica la Casa Blanca, es necesario aumentar el presupuesto para invertir en programas que permitan fomentar el crecimiento.
Los $3,55 billones propuestos son más altos que los $3,1 billones de este ejercicio y los $2,9 billones del anterior, y eleva el déficit fiscal de los $1,3 billones heredados de la Administración anterior a $1,75 billones.
Esa cifra representa el 12% del PIB, una proporción que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial.
Obama, que ha prometido reducir a la mitad este déficit en cuatro años, asegura que el presupuesto contiene también importantes recortes, que cifra en dos billones de dólares en diez años.
Sin embargo, por el momento “debemos aumentar nuestra deuda a corto plazo” para que la economía vuelva a funcionar, reconoció.
Peter Orszag, director de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, explicó que el Gobierno piensa sufragar el déficit con una combinación de aumentos de los impuestos a los ciudadanos que ganen más de $250 mil al año y una reducción de las ineficiencias y los desembolsos erróneos en el sistema actual.
Así, apuntó Orszag, se eliminarán una serie de escapatorias fiscales para las empresas. El Gobierno de Estados Unidos también tiene previsto poner fin gradualmente a la presencia de tropas en Irak, lo que “reducirá los costos a lo largo del tiempo”.
El presupuesto no sólo contiene recortes. Obama ha querido imprimirle también su sello con una potenciación de los sectores de la educación, la salud y la energía.
Entre las partidas que contiene el documento se encuentra una propuesta para la creación de un fondo de $634 mil millones en diez años para la reforma del sistema de salud público.
Según Orszag, “la clave para situar el presupuesto bajo control, incluso más allá de los próximos diez años, es el sistema de salud”, la partida más amplia en los presupuestos estadounidenses, y su reforma.
La propuesta presentada ayer también contempla ampliar el plan de rescate del sistema financiero aprobado en octubre y que está dotado de $750 mil millones en otros $250 mil millones, en un fondo de reserva que solo se utilizaría si fuera necesario.
La medida prevé un ligero aumento de los fondos para el Pentágono, un 4%, para quedar este año en $533.700 millones.
Las guerras en Irak y Afganistán tendrán este año un presupuesto de $140 mil millones y el próximo, de $130 mil millones. A partir de 2011 se destinarán $50 mil millones a un fondo de contingencia.

Conflicto

El Gobierno de Argentina convocó ayer al embajador de Estados Unidos en el país para exigirle “explicaciones” por unas controvertidas declaraciones del nuevo director de la CIA, Leon Panetta, en lo que constituye el primer encontronazo entre Buenos Aires y la administración de Barack Obama.
El embajador estadounidense en Buenos Aires, Anthony Wayne, deberá presentarse mañana en el despacho del canciller argentino, Jorge Taiana, para explicar unas afirmaciones de Panetta sobre la presunta vulnerabilidad de la economía argentina.
El nuevo director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) anunció ayer que se elaborarían informes de “inteligencia económica” de varios países para mantener “informado” al Ejecutivo y asegurarse de que Estados Unidos no sea “sorprendido por las consecuencias de la crisis económica global y cómo afecta a los países del mundo”.
Taiana dijo que exigirá a Wayne que explique “cuáles son las fuentes y los datos en los que se sostiene” Panetta para asegurar que la crisis económica puede desestabilizar algunos países de Latinoamérica, entre los que citó a Argentina, Venezuela y Ecuador.
El canciller argentino consideró esta declaración como una “injerencia intolerable” en los asuntos internos del país, “mucho más proviniendo de una agencia que tiene una triste historia de interferencia en los asuntos internos de países de la región” latinoamericana.
Taiana expresó además el “profundo malestar” del Gobierno de Cristina Fernández por las afirmaciones de Panetta, que tachó de “irresponsables” e “infundadas”.
Para el jefe de la diplomacia argentina, los dichos del nuevo responsable de la CIA “no muestran seriedad".

Ver comentarios