Enviar
Jueves 19 Enero, 2012

De los incentivos para exportar a la eficiencia de la producción
Segunda Parte

Como señalé en la primera parte de este artículo, fue muy grande el éxito que tuvo Costa Rica al evolucionar entre 1982 y 2002 de una política de protección al mercado industrial interno a una de promoción de las exportaciones, y eso fue así, gracias a las instituciones y condiciones sociales en las cuales se dio esa transformación. Claro que ese cambio de políticas implicaba un costo, y fue uno mayor al que se habría tenido con una política neutra entre mercado interno y externo, pero probablemente ese mayor costo era inevitable para formar una coalición de intereses que lo apoyara.
Cuando se inició el cambio a este modelo de incentivos a las exportaciones su costo era pequeño, pues la magnitud del sector que los aprovechaba así era también: pequeño. Pero conforme el modelo tuvo éxito y el sector beneficiado se hacía mayor, esos costos también crecieron. Así ya en 1997 las exportaciones originadas en Zonas Francas eran un 21,2% del total y en 2002 habían crecido a ser más de la mitad de las mismas, un 50,6%.

En la administración 1998-2002 tratamos de resolver el problema abriendo monopolios públicos, vendiendo activos estatales, impulsando las concesiones y disminuyendo la ahogante “tramitología” en que vivimos. Se quería de esta manera disminuir la deuda pública y su costo de intereses, gozar de mayores ingresos fiscales, bajar costos de operación de las empresas por acceso a mejores infraestructura y servicios públicos y fortalecer la política de promoción de la competencia.
Ello nos habría permitido desde hace 12 años realizar las inversiones para modernizar la infraestructura, mejorar la educación pública, la seguridad y los servicios sociales y regulatorios del estado y de esa manera aumentar nuestra competitividad que ha estado muy estancada.
Pero ese camino no se pudo seguir en su integridad por el rechazo a la apertura de los monopolios estatales y a la venta de activos. Propusimos entonces la reforma fiscal elaborada por los ex Ministros de Hacienda, y desde entonces no ha sido posible aprobar esa u otras propuestas.
No podemos seguir subsidiando el crecimiento por exportaciones. Pero, ¿hemos dado los pasos para aumentar nuestra productividad y cambiar los subsidios por mayor eficiencia? La respuesta que nos dan los índices internacionales es que no. Mientras de 1982 a 2002 crecimos casi cuatro veces más rápido que América Latina y el Caribe (2% frente a 0, 55%), de 2002 a 2008 ya la tasa de crecimiento del PIB per cápita de Costa Rica aunque todavía más elevada que la de ALC ya no lo era por tanto como en los 20 años anteriores (4,2% CR y 3,6% ALC) y de 2008 a 2010 solo crecimos una cuarta parte de lo que lo hizo ALC (0,6% contra un 2,4%). Ante a estas circunstancias vale la pena estudiar dónde nos hallamos en diversas áreas de la vida nacional para realizar el cambio necesario de incentivos a eficiencia.

Miguel Angel Rodríguez E.
Expresidente de la República
Ex Secretario General de la OEA