Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 25 Mayo, 2016

 Estas son parte de las grandes reformas institucionales que debemos discutir, sin temor ni prejuicios, y aprobar, si queremos mejorar el sistema democrático electoral de representación popular y la gobernabilidad nacional


Pizarrón

De la elección de diputados

Si se llegare a aprobar un aumento de diputados a 87, como propuse en la Comisión de Notables, con una lista nacional de 30 parlamentarios, dejando intacta la lista de 57, que hoy se eligen por provincia, con carácter nacional, sería bueno que en una reforma constitucional así, de una vez, se estableciera que la lista nacional de legisladores se nombraría o designaría en la elección nacional que escoge presidente y vicepresidentes de la República, y que el resto de los 57 diputados se elija en las elecciones de medio periodo, coincidiendo con la de alcaldes, regidores propietarios y suplentes, síndicos propietarios y suplentes e intendentes.
Esto le daría más fuerza aún al proceso electoral de alcaldes, y de representantes populares municipales, y pondría a los candidatos a diputados casi como motor de este proceso. Permitiría postular y escoger mejor a los representantes populares, provinciales y cantonales.


Como se trata de mejorar la representación popular, con esta propuesta, en la escogencia de los diputados provinciales, se podría mantener el mismo número de diputados y mecanismo de asignación que hoy tienen las provincias, en correspondencia con el crecimiento y movimiento de la población, como se determina con relación a los censos nacionales, cada diez años, que hace perder o ganar diputados a una provincia en el proceso electoral inmediato a ellos.
Y, como se trata de mejorar la representación popular de diputados, de una vez propongo a discusión que, a nivel o interior de las provincias, se hagan subregiones, de manera que el mismo número de diputados que hoy se elige por provincia se distribuya o asigne en proporción al número de habitantes de esas regiones.
Así por ejemplo, en la provincia de San José se podrían crear tres regiones: 1- Pérez Zeledón 2- Los cantones de la región de los Santos y Puriscal. 3- el resto de los cantones. De esta manera se puede asegurar que esas regiones eligen por lo menos un representante en forma directa, mientras que actualmente estas regiones se representan en lugares poco probables de elección en las listas que ofrecen los partidos políticos, haciendo excepción en algunos partidos, especialmente los grandes y tradicionales, que le dan puesto elegible a Pérez Zeledón. Con ello también se asegura que en las regiones dichas los partidos se verían obligados a colocar sus mejores hombres y mujeres en posibilidad de ser electos.
Las otras provincias, por ejemplo, se podrían dividir en subregiones, de la misma manera, por ejemplo: Alajuela, en los cantones de la Zona Económica Especial del Norte, los de la parte occidental de la provincia y el resto; Cartago con los cantones de la región este y los del resto de la provincia; Heredia, con los cantones de la Gran Área Metropolitana y el resto; Guanacaste, en los cantones de la llanura y los de la altura; Puntarenas, en los cantones de la parte norte y la parte sur, y Limón en los cantones de la costa y en los del interior,
Estas son parte de las grandes reformas institucionales que debemos discutir, sin temor ni prejuicios, y aprobar, si queremos mejorar el sistema democrático electoral de representación popular y la gobernabilidad nacional.
Entrémosle a este asunto, al menos a discutirlo.

Vladimir de la Cruz