Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Cuidemos el peso de los niños

| Sábado 20 septiembre, 2014


Entre un 20% y un 30% de los niños costarricenses sufre de sobrepeso, una situación anormal inaceptable


Cuidemos el peso de los niños

El Día del Niño se creó bajo la idea de resaltar la importancia del desarrollo integral y feliz de la niñez como parte de una sociedad que le brinda protección, respeto y amor para una formación sana.
En el centro de ese amor y respeto, que la salud y el bienestar físico estén presentes. Esta idea resulta central en un reto que requiere gran consideración: el incremento de la obesidad en la población infantil y juvenil.
El problema de la obesidad es un tema de la salud pública. Una situación causada por la alimentación inadecuada y la vida sedentaria.
El exceso de peso y grasa corporal en personas jóvenes se ha asociado a un incremento de casos de enfermedades cardiovasculares, morbilidad adulta; aceleración del crecimiento y maduración ósea e incluso aumento en la frecuencia de aparición de tumores y males demenciales.
A esto se suman deficiencias no metabólicas como problemas de sueño, afecciones ortopédicas e incontinencia de estrés.
Son múltiples las investigaciones y estudios alrededor del mundo que enfatizan que una de las principales causas de la obesidad es el abuso de alimentos y bebidas azucaradas que superan el gasto energético.
La población cuenta con alternativas alimentarias que pueden reducir significativamente la ingesta diaria de calorías.
Por ejemplo, la sucralosa puede incorporarse racionalmente en una dieta saludable que incluya una variedad equilibrada de alimentos nutritivos en porciones moderadas.
El reciente estudio del Instituto de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud denominado “Las creencias sobre obesidad de niños y niñas en edad escolar y las de sus progenitores”, permite hacer una interpretación general: los patrones de comportamiento alrededor de la obesidad están sugeridos por creencias erróneas y muestran una seria falta de atención sobre el problema.
Muchos de los padres de familia con hijos en edad escolar creen que la obesidad es solamente un asunto estético y pasajero que se reducirá al alcanzar la adultez. Nada más alejado de la realidad y más peligroso que tomar por “normal” algo que no lo es.
Ante un panorama en el que entre un 20% y un 30% de los niños costarricenses sufra de sobrepeso, la tendencia no es una situación normal o aceptable.
En la actualidad es sabido que el componente genético realmente solo explica menos de un 5% de los casos de obesidad, por lo que no se puede achacar que una persona heredó genes de obesidad en la familia.
Adicionalmente, el riesgo de obesidad aumenta cuando uno de los padres es obeso, y es aún mayor la tendencia si ambos padres tienen sobrepeso. Es claro que el problema está asociado a factores ambientales y de conducta. La buena noticia es que la conducta y los patrones de comportamiento pueden cambiar.
Las familias inciden enormemente en los patrones de alimentación de sus hijos. La obesidad puede ser atacada incorporando hábitos familiares adecuados, manteniendo una dieta equilibrada y motivando a estilos de vida más activos. Estamos a tiempo de heredarles a nuestros niños costarricenses un mejor estado de salud, presente y futuro, libre de los males del sobrepeso.

Annette Leitón

Johnson & Johnson CR