Enviar
Lunes 21 Abril, 2008

Cuba, bloqueo y apertura


El embargo de Estados Unidos contra Cuba es un bloqueo comercial, económico y financiero, impuesto sobre la isla, desde el 7 de febrero de 1962, con el objetivo de penalizar las actividades turísticas, banca, finanzas, crédito internacional, transporte, seguros, tecnología, transferencias de divisas, inversiones, exportaciones , importaciones, agricultura, etc.
Concretamente, este bloqueo dejó al Gobierno cubano casi o totalmente aislado, y muy afectado por la reducción y disponibilidad de bienes y servicios. Situación que exacerbó las necesidades de la población, amenazando de manera permanente su seguridad alimentaria, equilibrio nutricional y estado de salud.
Debido a estas condiciones, fue necesaria en Cuba una reorientación de las prioridades del desarrollo, que buscó apoyarse en recursos propios y en crear nuevas fuentes generadoras de ingresos externos sobre la base de nuevas ventajas comparativas, derivadas del aprovechamiento de recursos naturales o de los resultados científico-técnicos.
En el contexto internacional, se analiza el futuro de la isla, a raíz de la separación de Fidel de la presidencia, pero, la actual administración, que sigue presionada por razones de política interna, dice que mantendrá su actual política, hasta tanto los intereses comerciales de Cuba se tornen lo suficientemente importantes como para presionar a favor de un cambio.
Sin embargo, el 24 de febrero de 2008, Raúl Castro, en su discurso inaugural al suceder a su convaleciente hermano Fidel Castro en el poder, dijo que comenzaría a eliminar prohibiciones en las próximas semanas.
A pesar de que esas manifestaciones crearon muchas dudas, el Gobierno cubano ha comenzado a dar señales de apertura, al permitir a la población comprar electrodomésticos y a usar sin restricciones teléfonos celulares, como también el poder hospedarse en cualquiera de los hoteles turísticos que hay en la isla.
Esta claro que la inserción de Cuba a la economía internacional no depende de que se levante el bloqueo como muchos lo sugieren, más bien es una decisión de replanteamiento de políticas internas, como la existencia de partidos políticos, elecciones libres, liberación de presos políticos y libertad de expresión, etc.
Finalmente, Cuba encara el reto de la reinserción a la economía mundial, a partir de contar con sus propios esfuerzos y con la participación de aquellos países que en uso de su soberanía deciden mantener con ella relaciones económicas sobre las bases del respeto al derecho internacional, para recuperar y sostener el crecimiento económico.

Luis Fernando Allen
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare