Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 7 Diciembre, 2009


¿Cuánto falta para las elecciones?


Faltan dos meses para el primer domingo de febrero. Este lapso de tiempo puede ser muy largo o muy corto. Depende de la perspectiva bajo la cual se analice.
Todos sabemos que nuestra percepción del entorno suele ser errónea. Lo aprendimos de una profesora universitaria. Así que me disculpo si mi percepción les parece equivocada, pero creo que en la calle no se siente que estemos en medio de una campaña electoral. Hay un frío glacial y no lo han traído los vientos alisios. Falta muy poco para las elecciones y nadie parece estar interesado en ellas.
En las últimas semanas se han dado a conocer las encuestas de Unimer, CID/Gallup y la Universidad de Costa Rica. En todas se refleja la posibilidad de una segunda vuelta. Y eso que en nuestro país se requiere solo del 40% de los votos válidos para ganar las elecciones; la mayoría de los estados que han adoptado la segunda vuelta en sus leyes electorales exigen un 50%.
Las cifras proyectadas por las encuestas reflejan las opiniones de los electores hoy y pueden cambiar sustancialmente en dos meses como ha sucedido en el pasado. Desde ese punto de vista falta mucho para el 7 de febrero.
Por ahora los analistas políticos concuerdan en que el Partido Liberación Nacional (PLN) tiene una base firme de electores y que el despunte de Otto Guevara se debe al tema de la seguridad en su campaña.
Aunque los anuncios de radio y televisión del Movimiento Libertario (ML) carecen de contenido, son efectistas y parecen calar entre los jóvenes, grupo etario que todos deben considerar puesto que son los que engrosan el próximo padrón electoral.
A quienes deseen una campaña política de altura en la que se debatan temas importantes del acontecer nacional, casi todos los candidatos se la quedan debiendo. Los ataques constantes de Otto Guevara contra Laura Chinchilla y la lamentable caída en el juego de los pleitos por parte del PLN, bajan la categoría de la campaña y no los hace verse bien. El Partido Unidad Social Cristiana y Alianza Patriótica —seguramente tristes porque no los atacan y por lo tanto sienten que no existen— han decidido unirse a la campaña de críticas al gobierno actual en aras de quitarle votos a doña Laura como si se los fueran a dar a ellos.
En estas circunstancias dudo mucho que los candidatos logren disminuir el abstencionismo que en las últimas elecciones alcanzó un 34%. El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) lo está intentando con una excelente campaña evidenciando que entre los reality shows de la televisión y la infinidad de vídeos de You Tube, los jóvenes y los no tan jóvenes votan constantemente. ¿Por qué no hacerlo en un proceso tan importante como el de escoger al administrador del país?
Si fuera necesario realizar una segunda ronda electoral, el TSE tendrá que cambiar la fecha que dicta la ley para su cumplimiento —el primer domingo de abril— pues en 2010 ese día se celebra la Pascua, lo cual favorecería el abstencionismo.
¿Falta poco o mucho para las elecciones? Depende. Eso sí: lo que faltan son ideas.

[email protected]