Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 26 Junio, 2013

No hay duda de que el crecimiento nacional y la competitividad se ven afectados, en parte, por la esclerosis burocrática, y hay que curarla, pero esto no da una visión país


¿Cuál es el plan para Costa Rica?


Mientras que nuestro vecino al norte anuncia un plan para crear un canal interoceánico y el del sur amplía su canal, crea islas inmobiliarias y un metro, ¿cuál es el plan nacional costarricense? Aparte de un esfuerzo para llegar a la Copa Mundial en Río el año entrante, no conozco de ningún proyecto o conjunto de planes que creen unión entre los ticos con miras a lograr un mejor futuro para su país.
A los señores candidatos políticos en la campaña electoral, a punto de comenzarse de forma plena, deberíamos instarles a que produzcan un “mapa” a seguir, para que el país avance a brincos y no a “pasos de tortuga.” Sería mucho más interesante tomar la decisión de por quién votar con base en diversas “visiones país” que en una especie de “concurso de belleza.”
La última vez que hubo un plan como se requiere ahora fue a principios de los años 80 cuando se determinó que el país debería abocarse al desarrollo turístico, a la diversificación de la agricultura, y al desarrollo de ciertos tipos de industrias de impacto mínimo en el medio ambiente. Hubo consenso y el plan se implementó con los resultados positivos por todos conocidos; pero ya este modelo está agotado.
La presidenta Laura Chinchilla convocó el año pasado un grupo de notables para buscar un plan nacional, pero estos más bien se abocaron a estudiar los factores que crean el inmovilismo agudo en el sector público.
No hay duda de que el crecimiento nacional y la competitividad se ven afectados en parte por la esclerosis burocrática, y hay que curarla, pero esto no da una visión país.
Lee Kuan Yew, líder de Singapur, cuando buscaba un plan de gran envergadura, optó por algo que siempre ha estado cerca del corazón de los costarricenses —la educación. Usando fondos de las pensiones de su nación, financió un programa masivo para mandar los jóvenes de mayor promesa al exterior, para formarse en una gran diversidad de disciplinas, desde las finanzas avanzadas hasta la ingeniería y la medicina. No es que regaló el dinero, sino que hizo préstamos a los jóvenes, usando fondos de las pensiones, y estos han regresado y pagado lo prestado con intereses. Creó con este plan un grupo de personas preparadas con capacidades comparables a las de quienes se encuentran en los países desarrollados, y el crecimiento bajo la tutela de estos ha sido dramático.
También hizo una promoción del inglés como idioma vital para poder comerciar con el mundo. Lee promovió una visión extraordinaria y convirtió su país en la envidia del mundo en vías de desarrollo. Esto es lo que se ocupa en Costa Rica.
Mientras tanto, y pensando en la Copa de Río, ¿tenemos una estrategia para hacer “algo” cuando nuestra Sele llegue allá? ¿O vamos a conformamos con que llegue el conjunto nacional, juegue los tres partidos que a todos les toca, y que regresen los seleccionados acá antes de partir para jugar en equipos en el exterior?


Carlos Denton

[email protected]