Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Crisis de Coopemex no implica mayor riesgo en entidades similares

Redacción La República [email protected] | Lunes 01 marzo, 2010



Crisis de Coopemex no implica mayor riesgo en entidades similares

Juan Pablo Arias
[email protected]

Irregularidades como las cometidas por la cooperativa de ahorro Coopemex resucitan el temor de muchos inversionistas respecto a la conveniencia de colocar sus ahorros en entidades más pequeñas que los bancos. Sin embargo, los expertos comentan que el caso no es señal de debilidad del sector.

“En realidad, diferenciar si existe más riesgo en uno u otro tipo de entidad es muy relativo. Básicamente el nivel de riesgo de una entidad financiera se mide en términos de cuán solvente es la institución y en qué grado el patrimonio es capaz de soportar la posibilidad de incumplimiento de pago de las inversiones que haga la entidad”, comentó Eduardo Monge, gerente técnico de la firma SCRiesgo.

En una institución financiera las inversiones típicas son los créditos o los activos bursátiles como los bonos. “En este sentido, el riesgo para un inversionista está no tanto en el tipo de entidad como en la capacidad del patrimonio para responder a eventuales incumplimientos de pago”, agregó Monge.

Los problemas de Coopemex que condujeron a su intervención son catalogados por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) como un “caso aislado”.

“Fue una mala administración que puso en peligro recursos de los depositantes”, puntualizó, Francisco Lay, jerarca de Sugef.

Para el regulador, el verdadero estado de las finanzas de la cooperativa se reveló a raíz del seguimiento profundo que la Superintendencia dio a sus estados financieros. No obstante, el ente nunca intervino en el proceso de fusión de Coopenae con Coopemex, pues esta operación ni siquiera llegó a concretarse entre las partes involucradas, aseguró Lay.

Otra de las inquietudes frecuentes de un inversionista (sofisticado o no) se refiere al nivel de tasas ofrecidas por pequeñas entidades financieras, pues generalmente es mayor al ofrecido por los bancos comerciales.

Esta diferencia puede estar relacionada a un premio por el riesgo que deriva de invertir en estas entidades, sin embargo no se puede generalizar para todo el sector.

“Generalmente sí se trata de una “prima por riesgo”, lo que sucede es que los certificados emitidos por una cooperativa no pueden ser negociados en un mercado secundario como el de la Bolsa Nacional de Valores, mientras que los certificados de los bancos sí. Es difícil determinar cuánto de esa prima corresponde a la menor liquidez y cuánto a la percepción de mayor riesgo por ser cooperativa”, explicó Monge.

En lo referente a la normativa de supervisión prudencial, esta no establece diferencias por tipo de entidad. A nivel de mercado la diferencia está enfocada en la liquidez de las inversiones y la forma en que estas se constituyen, pues para invertir en una cooperativa, generalmente se pide ser asociado a esta.

Según el superintendente, en la actualidad ninguna otra entidad estaría en la mira de los reguladores a causa irregularidades similares.