Crisis de Guatemala se amplía por despido de jefe anticorrupción
El presidente de Guatemala Jimmy Morales dijo que la CICIG había superado su mandato al presionar al Congreso para que aprobara reformas constitucionales y que, en cambio, debería centrarse en combatir la delincuencia violenta y fortalecer las instituciones. Bloomberg/La República
Enviar

La crisis política de Guatemala se profundizó después de que el presidente, Jimmy Morales, expulsó al jefe de un organismo anticorrupción respaldado por la ONU, aunque la medida fue rápidamente revocada por el Tribunal Constitucional del país. Los altos ministros del gabinete enviaron cartas de renuncia en medio de protestas callejeras y una reacción internacional.

"Hemos entrado en un nuevo capítulo de inestabilidad política, ha habido un gran deterioro del apoyo político al Presidente", dijo el exvicepresidente Eduardo Stein en una entrevista telefónica.

Guatemala, la mayor economía de América Central, exporta café, azúcar y textiles a Estados Unidos. Se estima que 2 millones de guatemaltecos que viven en EE.UU. contribuirán a enviar al país centroamericano un récord de $7.800 millones en remesas este año, según el Banco Central, cifra que representa el 11,4% del PIB guatemalteco.

La crisis es la más grave desde que el Congreso votó en 2015 para revocar la inmunidad del expresidente Otto Pérez Molina por acusaciones de corrupción. Pérez Molina, su vicepresidente y algunos miembros de su gabinete están en la cárcel a la espera de juicio. La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), respaldada por la ONU, fue creada en 2007 para contribuir a eliminar la corrupción y la delincuencia organizada de alto nivel.

Morales dijo que la CICIG había superado su mandato al presionar al Congreso para que aprobara reformas constitucionales y que, en cambio, debería centrarse en combatir la delincuencia violenta y fortalecer las instituciones.

La embajada de EE.UU. y al menos otras nueve en el país anunciaron su apoyo a Iván Velásquez, jefe de la CICIG, quien permanecerá en Guatemala por el momento. Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado, dijo que EE.UU. está "profundamente preocupado" por la decisión de Morales de bloquear a Velásquez, agregando que este ha sido eficaz en la lucha contra la corrupción.
Los ministros de Salud y de Trabajo y el subdirector de la oficina de promoción de inversiones extranjeras del país presentaron cartas de dimisión, mientras los manifestantes se agolpaban frente al Palacio Nacional. Morales despidió al ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, quien la semana pasada amenazó con dimitir si el Presidente tomaba medidas contra Velásquez. El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, dijo que permanecería en su cargo.

Velásquez, de nacionalidad colombiana, y la fiscal general Thelma Aldana, dijeron que estaban investigando a Morales por financiamiento ilegal de campañas y presentaron una moción a los tribunales para despojarlo de su inmunidad de procesamiento. Como secretario general de su partido político FCN-Nación, Morales no informó adecuadamente sobre por lo menos $825 mil en contribuciones durante su ascenso al poder en 2015.

Si los tribunales dictaminan a favor de la solicitud, esta debe ser enviada al Congreso donde necesita una mayoría de dos tercios para ser aprobada. Los fiscales podrían entonces buscar el arresto de Morales. Si este fuera removido del poder, el vicepresidente y exrector de la universidad, Jafeth Cabrera, sería el siguiente en la fila para asumir el cargo.

Ver comentarios