Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Crianza de cocodrilos encarece bolsos

Bloomberg | Sábado 19 octubre, 2013

A los cocodrilos se les alimenta con pollo y aceites seleccionados a los efectos de mejorarles la piel a efecto de obtener buenas piezas para la confección de carteras y otros utensilios.Archivo / La República


Crianza de cocodrilos encarece bolsos


Los bolsos de cocodrilo pueden ser para morirse. En verdad.
Conforme aumenta la demanda de la elite mundial de pieles exóticas, las compañías de productos de lujo desde LVMH Louis Vuitton Moët Hennessy SA hasta Kering SA, propietaria de Gucci, hacen adquisiciones para asegurarse la oferta de los animales, cuyos hábitos pueden hacer de la simple tarea de recoger sus huevos una cuestión de vida o muerte. Criar los reptiles sin que sufran heridas de otros cocodrilos es otro gran desafío.
“Louis Vuitton, Prada y Gucci tratan de elevar el nivel de exclusividad de sus marcas, y los productos exóticos son una gran ayuda en ese sentido”, dijo Mario Ortelli, un analista de Sanford C. Bernstein en Londres. Luego de la compra por parte de LVMH de un criadero este año y de la adquisición de Kering de una curtiembre, “estimo que continuarán haciendo compras selectivas”.
Las pieles de animales exóticos constituyen casi el 10% del total de ingresos por ventas de bolsos de marcas de lujo, por lo menos el doble de su participación de hace unos años, estima Ortelli.
El incentivo para las compañías de lujo, muchas de las cuales enfrentan una menor demanda de sus productos, es evidente: los bolsos de cocodrilo pueden venderse a precios 30 veces superiores a los fabricados con cuero bovino. El mercado de accesorios de lujo tuvo el año pasado un valor de 57.000 millones de euros ($77.000 millones), según Bain Co.
Si bien los cocodrilos porosos de agua salada que se encuentran en Australia son los más complicados, ningún cocodrilo es fácil ni barato de criar, y hacerlo lleva años.
“Si hubiera sabido qué difícil era esto antes de empezar, tal vez hoy no estaría aquí”, dijo Stefan van As, un ex banquero de inversión y propietario del criadero y curtiembre de cocodrilos sudafricano Le Croc, que envía alrededor de 5 mil pieles de cocodrilos del Nilo a Europa todos los años.
En primer lugar, el cuero vacuno procede de animales criados para carne. El cuero es un subproducto. Si bien hay quienes consideran que la carne de cocodrilo es exquisita –y criadores como van As la usan para alimentar a los animales-, es la piel la que paga los costos de los criaderos de cocodrilos.
Las vacas pueden pasar horas rumiando en una pradera, pero desde el momento en que un cocodrilo africano del Nilo de 80 gramos sale del huevo, van As tiene que proporcionarle un entorno calmo.
Su hábitat necesita una limpieza diaria y los animales deben contar con una estricta rutina de alimentación. Sólo unos pocos handlers pueden acercarse a ellos, y siempre los mismos. Se los alimenta con pollo y aceites seleccionados a los efectos de mejorarles la piel. Todo eso favorece el crecimiento, reduce el estrés y contribuye a que los cocodrilos no se ataquen unos a otros. “No puede esperarse obtener una piel de primera calidad de un animal al que se ha maltratado”, dijo van As.
Mantener a los animales contentos y a los handlers con vida no basta para vender el producto a las grandes compañías de lujo. Firmas como Kering y LVMH sólo usan el 10% mejor de las pieles de cocodrilo.

Bloomberg