Cree una gran estrategia con historias, no planes
Enviar

Cree una gran estrategia con historias, no planes

Con frecuencia, el proceso de creación de estrategia produce opciones no más creativas que la estrategia actual. Si lo angustia saber cuál de sus opciones estratégicas cuidadosamente elaboradas es la correcta, es probable que se esté tomando con demasiada seriedad el proceso de planeación estratégica.

1. Olvídese de estar en lo correcto y de ser sensato. En cambio, narre una historia que incite aspiración sobre el futuro que concibe su organización en un lugar exitoso.

2. Involucre a sus colaboradores. Haga que todos los participantes del proceso hagan un recuento de su propia historia, y juntos habrán creado una lista de opciones.

3. Empiece el verdadero trabajo de creación de estrategia. Pregúntense qué tendría que darse para que estas historias se hagan realidad.

Fomente que los empleados se ayuden entre ellos
Los incentivos de las compañías a menudo están vinculados a la productividad individual. Los trabajadores se sienten presionados para enfocarse en ellos mismos y alcanzar sus propias metas porque así es como se les juzga y a la larga como se les premia. Pero eso hace que pierdan de vista el panorama general y afecta la productividad del grupo. Por ejemplo, los empleados podrían mostrarse renuentes a ayudarse entre ellos, porque no quieren que su productividad individual sufra. Por tanto, es importante recordar a la gente que trabajan para alcanzar metas comunes. Reestructure los incentivos financieros para premiar este comportamiento y cree bonos basados en metas grupales. Promueva gente que sea muy buena facilitadora junto con gente de alto desempeño. Fomente que la gente comparta información y trabaje conjuntamente para ayudar a que toda la compañía tenga éxito; esto puede incluir cosas como almorzar juntos y tomar descansos para café. Las compañías deberían trabajar para formar relaciones de compartir y comunicación dentro de su ADN.

Cuídese de una promoción invisible
Quizás haya sido promovido sin que se diera cuenta. Nuevas y mayores responsabilidades, así como un cambio de foco, a menudo se otorgan como beneficios laborales. Pero si no está preparado adecuadamente para asumirlos o si no ha sido compensado apropiadamente, pueden ser una carga. Examine su trabajo periódicamente, y pregúntese si su rol se ha expandido. De ser así, ¿qué tanto difiere de la descripción oficial de su cargo? En caso de que vea cambios significativos, no espere a que su jefe reconozca que ha sido promovido invisiblemente. Redacte algunos puntos que describan sus responsabilidades expandidas, y después tenga una discusión honesta con su jefe sobre qué habilidades y recursos necesita para estar a la altura de su nuevo rol. Al hacerse cargo de esta forma, puede garantizar que reciba el reconocimiento y apoyo necesario.

Temas de conversación

Encuentre soluciones creativas
Entre la gente asignada a diseñar un juguete para niños, los que fueron distraídos durante tres minutos para que hicieran una actividad con palabras produjeron resultados más novedosos que los que pasaron los tres minutos planificando sus diseños. Este y otros hallazgos sugieren que el pensamiento inconsciente puede ser más eficaz que el consciente para producir ideas innovadoras, dice un equipo encabezado por Haiyang Yang, de INSEAD Singapur. Pero si el intervalo se extendía a cinco minutos, los pensadores conscientes demostraron ser más innovadores, sugiriendo que hay un límite a la efectividad del pensamiento inconsciente.


Seguir al líder
Aunque las leyes y las políticas formales tienen gran impacto sobre cuántos padres toman permiso de ausencia por paternidad, los compañeros de trabajo también juegan un papel.
Un estudio de empresas chicas de Noruega encabezado por Gordon B. Dahl, de la Universidad de California, en San Diego, encontró que cuando un empleado pedía ausentarse por paternidad, su próximo compañero de trabajo en tener un hijo registró 11% más probabilidad de también hacerlo.
 

Ver comentarios