Enviar
Martes 22 Enero, 2008

Costa Rica supervisa la pesca del tiburón


En su edición del 18 de enero, se publicó en esta sección un artículo del señor Warren Lee, en el que bajo el título “Sharwater” indica entre otras cosas que “esto que hacemos o permitimos que se les haga a los tiburones, es un crimen de lesa humanidad…”.
Para la correcta información de los lectores debemos indicar que la película en cuestión, de reciente estreno en el país, trata de situaciones que tuvieron lugar en el año 2002, pero la situación de la caza del tiburón en Costa Rica es hoy muy diferente a lo que era años atrás, y expone dicha película.
Actualmente, gracias a las nuevas leyes vigentes y la decisión de las autoridades, se toman medidas concretas contra esta práctica ilegal y contra quienes no cumplen las leyes al respecto.
La normativa vigente en el país sobre la descarga de aleta de tiburón es de las más avanzadas de la región, tanto así que esta ha sido adoptada por otros países del área.
Costa Rica no autoriza hoy licencia a ninguna flota dirigida específicamente a la pesca de tiburón, y su captura se clasifica como pesca incidental.
Las capturas mundiales de tiburón alcanzaron en 2005 una cifra superior a las 800 mil toneladas con países como España a la cabeza de las capturas. En América, México, con una pesca dirigida, realizó las mayores capturas, representando un poco más del 3% de la captura mundial.
En el caso de Costa Rica, para los años 2004, 2005 y 2006 los desembarques han disminuido en más de 1.000 toneladas y siguen disminuyendo, sin duda por las acciones correctivas y las medidas legales que se han implementado. Para este año el promedio de desembarques de tiburón en relación al promedio mundial es aproximadamente de un 0,88%.
Desde 2006 se estableció la comisión Nacional de Tiburones, integrada por INCOPESCA, que la coordina, el MINAE, los Guardacostas del MSP, el Colegio de Biólogos, las ONG MarViva y PRETOMA, y la Cámara de Palangreros, siendo una de sus responsabilidades realizar informes de la evaluación de la situación de los tiburones en el Parque Nacional Isla del Coco.
Actualmente el INCOPESCA no autoriza ninguna descarga de tiburón en ningún muelle si los propietarios o quienes administran los muelles no permiten el acceso ágil y oportuno de los funcionarios de gobierno o bien de los Regentes Pesqueros del Colegio de Biólogos de Costa Rica, autorizados por ley para regular dicha práctica.
Ahora rige una normativa específica que regula las inspecciones de tiburón que se realizan en los muelles así como en cualquier otro puesto donde se reciban productos pesqueros, y los funcionarios autorizados supervisan que se cumpla con las regulaciones establecidas en la Ley General de Salud y en la Ley de Servicio Nacional de Sanidad Animal, incluidas las normas sanitarias establecidas por el INCOPESCA, en lo que a las buenas prácticas en materia de manipulación, inocuidad, comercialización y transporte de productos pesqueros se refiere.
Las leyes vigentes norman que las embarcaciones de bandera extranjera están sujetas a la visita oficial en la que participan funcionarios de la Dirección General de Aduanas, de la Capitanía de Puerto, de la Dirección Marítima del Ministerio de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica, de la Dirección General de Migración y Extranjería, y de la Dirección de Salud Animal del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, siendo esta la primer medida de control a que deben someterse estas embarcaciones.
En dichas visitas, de carácter oficial, todas las neveras o espacios en los que vienen productos pesqueros, son herméticamente selladas por funcionarios de la Dirección General de Aduanas y para ello utilizan dispositivos de seguridad especiales (sellos tipo botella), que solo pueden ser retirados o abiertos hasta que la embarcación se encuentre en el lugar donde se realizará la inspección de descarga, y éstos solo pueden ser retirados o abiertos por funcionarios de dicha Dirección con presencia de funcionarios del INCOPESCA.
Si bien los recursos humanos, de embarcaciones y logísticos del país, son limitados para patrullar las 200 mil hectáreas marinas, el país continuará enfrentando en forma exitosa el desaleteo ilegal de tiburones, y para mejorar aún más el control para este año se aplicarán mejoras en la legislación, se reforzarán los recursos humanos de la Isla y se mejorarán los equipos de patrullaje equipándolos con tecnología de punta, incluyendo el uso de sistemas de información satelital, a la vez que se incrementó el presupuesto de INCOPESCA y se intensificará más la coordinación interinstitucional y con ONG.
En la página www.MINAE.co.CR se ofrece una amplia información documentada acerca de las medidas que se han venido tomando en el país en contra del desaleteo ilegal del tiburón.

Mario Zaragoza
Coordinador de Información, MINAE