Enviar

En cuanto al reconocimiento de un Estado palestino el Gobierno debe asumir una posición e informarla a los costarricenses antes de expresarla internacionalmente
Costa Rica no puede estar indecisa

La Autoridad Palestina ha pedido a la comunidad internacional que se reconozca un Estado palestino en las fronteras establecidas antes de la Guerra de los Seis Días en 1967 y que se le admita como miembro pleno en la ONU. Esta pretensión la han respaldado 124 países, uno de ellos es Costa Rica, que en 2008 reconoció a Palestina como Estado pleno, y desde entonces ha mantenido relaciones diplomáticas con la Autoridad Palestina, como parte de una política de acercamiento con el mundo árabe, impulsada por el gobierno de Oscar Arias.
El actual gobierno aclaró que no cambiará el reconocimiento que hizo hace tres años, pero que tampoco dejará de lado el derecho a la existencia y seguridad del Estado de Israel.
Pero si se abstuviera o diera un voto negativo a Palestina, estaría poniendo en duda las decisiones que ya tomó.
El Gobierno no debería esperar hasta el último momento para definir su posición sobre la incorporación del Estado palestino como miembro pleno de la ONU, pues su posición sobre el tema está decidida desde el momento en que reconoció a Palestina en el pasado.
Al igual que cuando Costa Rica reconoció a Kosovo el 17 de febrero de 2008, siendo el primer país en hacerlo.
Según un informe de la ONU del 13 de abril de 2011, se puntualiza que “dentro del limitado territorio bajo su control, y dentro de las limitaciones en el terreno impuestas por temas políticos aún sin resolver, la Autoridad Palestina ha acelerado el progreso hacia la mejora de las funciones gubernamentales, las cuales ahora son suficientes para un gobierno funcional propio de un Estado”.
Es muy probable que la situación Palestina se mantenga como hasta ahora, pero el apoyo y reconocimiento ante la ONU sería un impulso para su pueblo.
El Gobierno asegura que tomará la decisión de acuerdo con los valores y principios que Costa Rica siempre ha defendido en las relaciones internacionales. ¿Cuáles son esos valores si no el respeto a los derechos humanos, la paz y la autodeterminación de los pueblos?
Todo se resume en que Costa Rica no puede abstenerse de votar indefinidamente. El país también podría valerse de la Proclama de la Neutralidad Perpetua, Activa y No Armada de Costa Rica, de 1983, si no quisiera tomar una posición en el tema. Pero sin olvidar que la mayor responsabilidad que se tiene de cara al pueblo costarricense es su derecho a estar informado de la posición del Gobierno sobre esta situación, incluso antes de expresarlo internacionalmente, pues no debe existir secretismo con el pueblo.
Si nos referimos al derecho internacional, Costa Rica no debería tener dudas, solo puede enfrentar la posición que tomó tres años atrás.
Ver comentarios