Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Correa medita sobre venta de bonos

Redacción La República [email protected] | Sábado 23 octubre, 2010



Correa medita sobre venta de bonos

Rafael Correa, presidente de Ecuador, dijo que el Gobierno quizás venda bonos internacionales por primera vez desde 2005 para financiar todo, desde autopistas hasta presas, al tiempo que crece la demanda de los activos de mercados emergentes de mayor riesgo.
“Quizá necesitamos emitir bonos públicos de nuevo”, dijo Correa, de 47 años, en una entrevista con Bloomberg Television en el palacio presidencial en Quito. “Con este ritmo de inversión pública, en el futuro necesitaremos cierto financiamiento internacional”.
La deuda ecuatoriana en dólares reditúa un promedio de 10,1 puntos porcentuales más que los bonos del Tesoro de Estados Unidos, el mayor diferencial entre los países en vías de desarrollo más grandes después de Venezuela, indicio del temor de los inversores después de que el gobierno incumplió el pago de bonos en 1999 y declaró inválida deuda por $3.200 millones en 2008.
Correa dijo que quiere restaurar la confianza en el país sudamericano luego de que los disturbios de la policía el mes pasado, que describió como un intento de golpe, hicieron subir el diferencial de rentabilidad del país hasta 12,3 puntos porcentuales.
Correa, que se ha aliado con la campaña del presidente venezolano Hugo Chávez hacia lo que él llama socialismo del siglo XXI, llegó al poder en 2007 prometiendo reescribir la Constitución del país y encabezar una “revolución ciudadana” para modernizar las instituciones gubernamentales y aliviar la pobreza.
El uso de Ecuador del dólar estadounidense como su moneda nacional y la dependencia del petróleo coloca a Correa “bajo mucha presión en términos de financiamiento” al tiempo que busca controlar el déficit de presupuesto, dijo Jefferson Finch, analista para Eurasia Group en Washington. El Gobierno ha pedido préstamos a China e instituciones multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo.
“Nos preocupa la percepción del país en la comunidad internacional”, dijo Correa en la entrevista el miércoles. “Tenemos que seguir trabajando para demostrarle al mundo que Ecuador es un buen lugar para invertir”.
Correa, que tiene un doctorado en economía de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, dijo que la estrategia de su gobierno se basó en las ideas del economista austríaco Joseph Schumpeter, quien popularizó el término “destrucción creativa” para describir la manera en la que la evolución del capitalismo sentaría las bases para su futura caída.
“Estamos intentando dar un fuerte apoyo a las nuevas inversiones porque la estrategia de nuestro Gobierno era como Schumpeter solía decir: un proceso de destrucción”, dijo Correa.
Correa, quien pagó la deuda de Ecuador con el Fondo Monetario Internacional en 2007 para liberar al país de obligaciones vinculadas a los préstamos, dijo el año pasado que el fondo de Washington era uno de los más culpables entre los responsables de la crisis económica mundial.
Al mismo tiempo, Correa saluda los beneficios para la economía ecuatoriana de un dólar débil porque ayuda a las exportaciones. Ecuador está beneficiándose mientras que países como Brasil y Corea del Sur toman medidas para debilitar sus monedas.
“Gracias a Dios, en los últimos años el dólar ha estado muy débil, así que eso es bueno para nosotros porque con un dólar débil, podemos recuperar un poco de competitividad”, dijo Correa. “Desde que adoptamos la dolarización, o el dólar como la moneda nacional, las políticas de la Reserva Federal han sido convenientes”.
La economía creció un 1,9% en el segundo trimestre con respecto al previo, el peor desempeño en la región excepto Venezuela, que se encuentra en recesión.
Correa fortaleció su control del sector petrolero, minero, energético, de telecomunicaciones y bancario a partir de una constitución aprobada en un referendo del 2008 que también privó al Banco Central de su autonomía.
Aprobó una ley petrolera por decreto ejecutivo en julio que da a las petroleras “grandes” hasta el 23 noviembre para firmar los contratos de servicios y a los productores “marginales” hasta el 22 enero. Ecuador, que obtiene el 23% de sus ingresos del petróleo, es el miembro más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.
La producción de petróleo ecuatoriano, que se vende con un descuento con respecto al crudo West Texas Intermediate, ha caído un 6,1% desde que Correa asumió la presidencia, según datos del Banco Central.
La última vez que Ecuador vendió bonos internacionales fue en diciembre de 2005, según datos compilados por Bloomberg. Los bonos del Gobierno del 9,375% que vencen en 2015 han caído este año, lo que ha hecho subir la rentabilidad 0,46 puntos porcentuales al 11,47%, según JPMorgan Chase & Co.
Durante el mandato de Correa, Ecuador incumplió el pago de bonos por $3.200 millones que vencen en 2012 y 2030, y dijo que los instrumentos eran “ilegítimos” e “ilegales”. Los bonos del Gobierno que vencen en 2015 fueron los únicos de tres emisiones globales que Correa siguió pagando.
Correa está intentando ahora incrementar los ingresos del Gobierno por producción petrolera obligando a las empresas petroleras privadas, como Repsol YPF SA de Madrid y Petróleo Brasileiro SA de Río de Janeiro, a que cambien acuerdos para compartir la producción por contratos de servicios bajo riesgo de expropiación.
“Estamos muy optimistas de que vamos a tener un empuje hacia el desarrollo ahora que hemos ordenado la casa”, dijo Correa. “Tuvimos que desbaratar todo para construir algo mejor”.

Quito