Consumo interno impulsa a México
Enviar

Consumo interno impulsa a México

El gobierno de México está elevando su pronóstico de crecimiento para este año, apostando a que la demanda interna en alza permitirá a la economía mantener el impulso luego de alcanzar la mayor expansión en una década el año pasado.
La segunda economía más grande de América Latina crecerá entre 4% y 5% este año después de un crecimiento de 5,5% en 2010, dijo el ministro de Finanzas Ernesto Cordero durante un discurso que pronunció el miércoles en la London School of Economics (LSE).
La recuperación en la industria estadounidense contribuyó a impulsar el crecimiento de las exportaciones y los empleos mexicanos, lo cual está haciendo aumentar el consumo interno. Las exportaciones subieron 23% hasta $79.700 millones en los últimos tres meses que cerraron en enero y el país sumó 52 mil empleos formales en las primeras seis semanas de 2011, dijo el presidente Felipe Calderón en un discurso el 17 de febrero.
Cordero dijo que su ministerio estaba reviendo su pronóstico de que la economía crecería 4% este año. “Estoy seguro que será más”, dijo en una entrevista en Bloomberg Television el miércoles.
Un mayor crecimiento interno ha llevado a los economistas a aumentar sus estimaciones relativas al crecimiento en 2011, y el pronóstico del Ministerio de Finanzas está en el extremo más bajo, dijo Cordero en la entrevista. Crédit Suisse Group AG elevó su estimación a 4,4% el 17 de marzo.
“La producción fabril continúa siendo el motor principal de la actividad económica en México”, dijo Bertrand Delgado, economista de Roubini Global Economics de Nueva York, que tiene un pronóstico de 4,5% de crecimiento para México este año. “También parece que ha mejorado la demanda general”.
Después de contraerse 6,1% en 2009 a consecuencia de la recesión estadounidense, la economía de México en 2010 se reactivó para anunciar su mayor expansión en 10 años en tanto sumó más de 730 mil empleos.
México está tratando de vender más productos a América Latina y Asia para reducir su dependencia de los Estados Unidos, que compran un 80% de las exportaciones del país.
El año pasado, México exportó $229.700 millones a Estados Unidos, un aumento del 30% con respecto a 2009, según el Departamento de Comercio estadounidense.
Los precios más altos del crudo no benefician tanto a México como a otros grandes países exportadores debido a que los costos más altos de la energía pueden reducir el crecimiento estadounidense, dijo Cordero.
México importa nafta y la vende a precios subsidiados, lo cual afecta las finanzas del país cuando el petróleo sube. La moneda también se aprecia cuando aumenta el crudo, dando al país menos pesos por barril de las exportaciones, dijo.
“Hay una relación entre los precios del petróleo y la apreciación de la moneda debido a la forma en que está armado el presupuesto”, dijo Cordero en su discurso en la LSE. “De modo que hay un mecanismo automático que equilibra la ganancia inesperada en los precios petroleros”.
Cordero descartó intervenir directamente en los mercados cambiarios para contener la apreciación del peso, que aumentó 3% frente al dólar este año, el mejor desempeño frente al dólar entre las siete grandes monedas latinoamericanas seguidas por Bloomberg.

Londres
Bloomberg


Ver comentarios