Enviar

No tomar oportunamente las medidas para evitar la falta de especialistas en la Caja llevó a pagos inconvenientes de horas extras y otros incentivos

Consecuencias de la mala administración de la Caja

Mucho se ha dicho sobre la falta de vigilancia y control de labores en las dependencias públicas y en particular, en los últimos meses, en la administración de la Caja Costarricense de Seguro Social, una institución llevada a crisis por malos manejos.
Una nota de este medio el jueves anterior ejemplifica uno de los diversos aspectos que afectaron las finanzas de la institución: los 100 salarios más altos.
De acuerdo con la mencionada publicación, 69 médicos de los que laboran para la Caja consumen la mayor tajada salarial de la entidad. Ahora bien, para que esto llegara a establecerse tuvo que ser aprobado por las autoridades correspondientes en su momento.
Ante eso, la lógica pregunta es: ¿qué estaban haciendo mientras tanto los encargados de vigilar la correcta marcha de la institución en materia administrativa? ¿Cuál o cuántas dependencias de la Caja tienen que ver con esto y no intervinieron a tiempo, exponiendo ante quien correspondiera que la situación no era la correcta y que esto podía contribuir a desestabilizar financieramente la entidad?
Además, ante estas fallas, si existen tantos mecanismos de control en el Estado como las auditorías internas y externas y la misma Contraloría, ¿por qué no intervinieron antes, sino hasta que la prensa se encargó de ponerlo en conocimiento público?
“Hay un grupo minoritario que ha sacado provecho ante la falta de especialistas, y estos gozan del privilegio y se reparten horas extras, y otros incentivos”, ha dicho a este medio un economista con especialidad en empleo.
Lo que no puede justificarse es que existiendo autoridades a cargo no tomaran oportunamente las medidas pertinentes para evitar un faltante de especialistas en la Caja. De haberlo hecho, la contratación de más de esos profesionales en horario y salario normal era lo adecuado y no el pago de horas extras.
Para eso y mucho más es que se nombra a dichos jerarcas. Ellos están, entre otras cosas, para prever necesidades con suficiente anticipación, plantearlas y coordinar con otras áreas si es el caso.
En materia de especialidades médicas, había que informarlo adecuadamente a la población de médicos o estudiantes de medicina a punto de graduarse, a fin de detectar y favorecer vocaciones existentes para el incremento oportuno de los especialistas necesarios.
Los costarricenses asegurados, y los patronos que contribuyen a ese seguro, no solo merecen sino que tienen el derecho a exigir que la mala administración ejercida en los últimos años se corrija sin más demora ni excusas.

Ver comentarios