Nuria Marín

Enviar
Martes 22 Enero, 2008

Creciendo [email protected]

Nuria Marín

Con una mirada en el futuro

Agradezco a LA REPUBLICA por la invitación a integrarme como columnista de este prestigioso medio. Asumo el reto con entusiasmo y compromiso. Entusiasmo, por la oportunidad de contribuir con puntos de vista constructivos. Compromiso, pues asumir el reto de escribir semanalmente, para quienes no acostumbramos hacerlo, demanda una particular disciplina.
La primera disyuntiva consistió en la decisión de cómo bautizar el espacio. Escogí el nombre Creciendo [email protected], pues reúne conceptos fundamentales en mi filosofía de vida: el anhelo y aspiración del mejoramiento continuo, el que los lectores reconozcan este espacio como un mecanismo abierto y permanente de diálogo y el reconocimiento de que cada día tenemos la maravillosa oportunidad de aprender de los demás.
El presente año nos ofrecerá importantes temas. En lo internacional, nuestro papel en el Consejo de Seguridad, elecciones en Estados Unidos, la situación en Venezuela, Colombia o Cuba, crisis en Oriente Medio, el petróleo en sus variables económica y geopolítica, el calentamiento global, el futuro de Kosovo, y tantos otros. También resultará interesante comentar sobre los avances y nuevo protagonismo que las mujeres están asumiendo en este milenio. A nivel nacional, tendremos la oportunidad de superar largos años de estancamiento y parálisis para entrarles a otros temas relevantes para el país.
Un país que se estanca es un país que pierde. Un país que no avanza al ritmo acelerado que exigen los tiempos, resulta perdedor en el mundo de las oportunidades. Es precisamente este el tema de mi primera reflexión: Costa Rica debe mirar al futuro.
Heredamos un gran país que se ha dado el lujo de competir con los mejores. Nuestra voz es respetada en el mundo por ser el primer país sin ejército, por nuestros parques nacionales, y por nuestros indicadores en desarrollo humano, entre otros. Tales logros son el producto de las buenas decisiones de nuestros antecesores, quienes tuvieron la visión y el coraje para provocar los cambios, aun cuando fueran incomprendidos.
Igual valentía y coraje nos demandan las necesidades de hoy para poder avanzar con pasos de gigante y no con el nadadito de perro o “el porta mí” al que estamos acostumbrados. El avance cualitativo que requiere Costa Rica nos demanda una nueva mentalidad de aspirar en grande y de estar dispuestos a asumir la responsabilidad y el trabajo que la implementación de esos sueños demande.
Hoy quisiera hacer el reconocimiento a dos ejemplos de lo que podrían ser excelentes puntos de partida hacia esa nueva mentalidad de cambio: el nuevo Código Procesal Contencioso Administrativo, y la Ley de Cobro Judicial. Superando la mentalidad del remiendo y de los parches o peor aún de leyes dictadas al calor de un evento en particular, las dos nuevas legislaciones tienen en común ser instrumentos que pretenden mejorar de forma cualitativa, integral y sistemática, la forma de administrar justicia de una manera mucho más eficiente. Además, buscan satisfacer el derecho constitucional de la ciudadanía a una justicia pronta y cumplida.